EDICIÓN: Agosto - Octubre 2019

Deva - “Swinging Sax” y sonidos curativos

Por Krishna Dias
Un breve resumen del camino de la vida del músico, compositor y terapeuta Deva seria algo así: Expresarme a través del amor por la música para generar emociones positivas en todas las áreas de la vida. Nacido en Argentina con música en su alma, Deva ha entretenido a miles de personas en América del Sur, Europa y Asia. Ha tocado con músicos y DJs famosos en los grandes escenarios del mundo, pero su amor musical más profundo es su trabajo espiritual que utiliza el sonido para curar problemas físicos y emocionales. Su instrumento principal es el saxofón, pero puede usar hábilmente múltiples instrumentos para entretener y curar.

Deva lleva 15 años viviendo en Ibiza y le pedimos que nos contara un poco sobre su trabajo y lo que experimenta a través de la música.

¿Tu nombre es especial, cuéntanos por qué te llamas Deva?
Es mi nombre espiritual. Ese cambio ocurrió hace 20 años, mientras vivía en una comunidad espiritual de la India, haciendo trabajo interno y mucha meditación. Decidí hacer un gran cambio interno y tomar mi nuevo nombre reflejaba esa transformación interna.


“Deva es mi nombre espiritual, refleja mi verdadero yo”

Tienes una larga historia con la música. ¿Tocas muchos otros instrumentos y por qué elegiste el saxofón?
Mi madre es profesora de música y mi padre percusionista y cantante. Así que crecí en un ambiente musical y comencé a los cinco años a tocar el piano. A las ocho fui a la guitarra y la voz, además de otros instrumentos como la flauta. Pero cuando llegó el saxo, eso fue ... Fui conquistado para siempre.

¿Cómo llegaste a utilizar la música en un nivel espiritual y emocional?
Eso comenzó alrededor de 2011, cuando estaba de nuevo en la India. Yo uso varios diferentes tipos de instrumentos que incluyen gongs, tazones tibetanos, diapasones y más, para crear sonidos como una cura tanto a nivel físico como emocional. Con la terapia de sonido es posible superar los bloqueos, aliviar el dolor e incluso curar enfermedades. Durante los últimos cuatro años he estado creando una sala de sanación con sonido en los retiros de meditación y yoga dirigidos por Elena Tancredi. El espacio en el que trabajo tiene una variedad de instrumentos que producen diferentes sonidos que pueden conectarse con su paz interior de una manera increíble. Este espacio de sonido y música está siempre abierto a quien quiera experimentarlo, con sesiones para los residentes de Ibiza y para turistas a precios razonables.



Volviendo a tu trabajo como músico, ¿dónde tocas habitualmente en Ibiza?
Toco con regularidad en hoteles, beach clubs, y sobre todo en fiestas privadas y bodas. También toco en  eventos internacionales y festivales espirituales durante el verano.

¿Puedes expresar lo que sientes cuando tocas?
Es un sentimiento de alegría mezclado con magia... Pasando por muchas emociones. Estar expresando esas emociones, olvidando las técnicas y dejando que las notas fluyan. Es una gran conexión de sentimientos y sonidos, y también interactuar con personas... Capturando la energía que transmiten, obteniendo sus vibraciones y devolviéndolas.



De todas las actuaciones que has realizado, ¿hay alguna en particular que se destaque?
Bueno, hubo muchas, pero hubo una hace 5 años, en Moscú, ¡en la Plaza Roja con 85.000 personas! Eso fue bastante intenso, pero realmente siento esa magia en todas mis actuaciones. La interacción de la audiencia con el sonido... La energía gratificante de generar emociones entre las personas y la música. En Ibiza experimento estas vibraciones en Sa Trinxa, Blue Marlin, Ushuaïa, fiestas privadas, festivales y varios otros lugares.

Además de tocar también eres compositor.
Sí, he estado componiendo durante años con un trabajo innovador que combina diferentes sonidos con el saxofón. Mi proyecto actual es un conjunto que comienza con música orgánica, algunos bucles que se mezclan con música electrónica, saxofón, flauta y después de eso se convierte en una curación de sonido total.



¿Por qué Ibiza para vivir?
Decidí quedarme en Ibiza porque quería un lugar natural para desarrollar mi trabajo. La primera vez que vine aquí me iba a quedar por una semana, pero apenas bajé del avión y me dije a mí mismo: “esta es mi isla, este es el lugar donde quiero vivir”. Sentí la resonancia de la isla diciendo “SÍ”... Y todo fluyó increíblemente.

¿Qué es lo que más te gusta de la isla?
La naturaleza, la belleza del campo y las playas. La gente alternativa y las opciones que te ofrece la isla de estar siempre abierta a lo nuevo.

¿Y lo que menos te gusta?
La parte comercial superficial de Ibiza que mezcla música y drogas. Trae una falsa ilusión de apertura, celebración y felicidad, pero en realidad es vacía.

¿Qué mensaje te gustaría expresar?
Siempre sigas lo que amas, no importa a dónde vayas o qué debas hacer para que eso suceda. Cuando haces eso, siempre te estás volviendo más completo ... Más de lo que realmente eres. Todas las puertas están abiertas para usted si tiene la confianza de saber que todo puede aparecer y que todo lo que sueña siempre llegará.

También te puede interesar