EDICIÓN 22: Abril - Junio '07

LA ELIMINACIÓN DE BASURAS PROBLEMÁTICAS

Desde hace tiempo, está prohibido en Ibiza llevar los residuos tóxicos (p.e. pilas usadas, electrodomésticos como frigoríficos o lavadoras, coches viejos, metales, ropa usada y medicamentos caducados) al vertedero normal. Esto tiene una razón muy concreta: En caso que estos objetos no se eliminen de forma correcta, perjudicarán de forma importante al medio ambiente.

Varias empresas ofrecen sus servicios para eliminar residuos tóxicos pagando un sobreprecio o a veces incluso gratis.







Para coches viejos, metales oxidados, lavadoras, frigoríficos, neumáticos, pilas, baterías, se puede acudir a las siguientes empresas:
Reciclajes Ibiza, C/ Sant Antoni km 5,5, Tel. 971 198 045
Ca na Negreta, C/ Santa Eulalia km 6,1, Tel. 971 311 313
También Cespa, Herbusa y Fosca ofrecen sus servicios con un previo acuerdo para el transporte de residuos tóxicos.

En muchos supermercados hay contenedores de recogida para pilas domésticas usadas. Si éstas no se eliminan correctamente, pueden perjudicar a nuestro entorno.





Altamente peligrosos son las baterías y los acumuladores conteniendo metales pesados, como el óxido de mercurio (HgO) y niquel-cadmio (NiCb). Ambos metales pesados son altamente tóxicos para el hombre y la fauna, además contaminan el agua potable más allá de los márgenes permitidos.









Muebles y electrodomésticos viejos además de ropa usada pueden ser reciclados de otra manera, entregándolos a las ONGs siguientes:
Caritas Diocesna, C/ Filipe II, 16, Ibiza, Tel. 971 192 339 (además, allí servirán a un buen fin).
100% Ibiza, Ctra. San Carlos km 8,3, Santa Eulalia, Tel. 971 331 596 (Compraventa de bienes de segunda mano).

La Fundación Deixalles ofrece un servicio gratuito de recogida a domicilio de muebles y electrodomésticos en buen estado.
Teléfono para recogidas 971 191 118.





Casi todos los aparatos electrónicos están fabricados de mezclas de plásticos no biodegradables y contienen metales como aluminio, plomo y cobre que no se descomponen en la naturaleza, por lo que perjudican a la flora y la fauna.






Asimismo los medicamentos caducados tampoco se deberían echar a la basura normal. Pueden llegar a las aguas subterráneas y perjudicar seriamente a microorganismos y la fertilidad de los pescados. La mayoría de las farmacias aceptan medicamentos caducados para su correcta eliminación.









Cada ciudadano que elimina los residuos tóxicos concienzudamente, aporta su grano de arena a la mejora de nuestro medio ambiente.

Imágenes del artículo