EDICIÓN 20: Diciembre - Febrero '07

¿QUÉ ES EL COMERCIO JUSTO?








En 1.969 se abrió la primera tienda de Comercio Justo en Brenkelen (Holanda) y dos años más tarde ya existían 120 tiendas por este país.

El Comercio Justo compra a los pequeños productores del Tercer Mundo, entre un 10-15 % por encima del precio del mercado mundial y comercializa estos productos en las Tiendas Solidarias que hay en los países ricos. Además, les garantiza una relación comercial a largo plazo, pero para que esto suceda, estos pequeños productores deben cumplir unos criterios:














· Salarios y horarios de trabajo dignos, sin diferencias entre hombres y mujeres.
· No a la explotación infantil: los niños menores de 16 años deben estar escolarizados, y si después de las horas lectivas trabajan, que sea en condiciones de sueldo y horario digno.
· Respeto al medio ambiente: agricultura ecológica, rotación de cultivos y métodos naturales para la lucha contra las plagas.
· Desarrollo comunitario: están obligados a reinvertir una parte de su sueldo en la conservación y mejora de las infraestructuras de sus poblaciones.




En definitiva, el fin del Comercio Justo es servir de herramienta de cooperación para colaborar en la erradicación de la pobreza en los países en desarrollo y ayudar a las poblaciones empobrecidas a salir de su dependencia y explotación.
Los países europeos que más apuestan y más concienciados están con este tema son Holanda, Inglaterra, Suiza e Italia.




Las Tiendas Solidarias funcionan en su mayor parte gracias al voluntariado.








Erika Goddard es la encargada de Comercio Justo en Ibiza y trabaja en la Tienda Solidaria que la Fundación Deixalles abrió al público hace casi cuatro años, enfrente del Consell Insular en Vila. En ella podemos encontrar legumbres, arroz, café, pasta, galletas, cacao, chocolate, bebidas, cerámica, ropa, bolsos, regalos, adornos, cosmética, jabones, etc.. Comercio Justo garantiza la procedencia de todos estos productos.




Imágenes del artículo