EDICIÓN: Abril - Junio 2018

La gran estafa: Una historia de los días salvajes

Por Jerry Brownstein
Clifford Irving fue un autor estadounidense residente en Ibiza que a principios de la década de los 70 perpetró el engaño literario más grande del siglo XX. Convenció al mundo entero de que había escrito una autobiografía autorizada del solitario multimillonario Howard Hughes, pero el libro en realidad se basaba en reuniones y entrevistas ficticias que nunca tuvieron lugar. Fue una aventura salvaje y loca que reflejó y amplió el espíritu libre y fácil que fluía por Ibiza durante ese tiempo. Es difícil de imaginar ahora, pero durante la mayor parte de su historia, Ibiza ha sido una sociedad agraria insular. Esto cambió gradualmente debido a las sucesivas olas de migración extranjera que trajeron un toque de sofisticación cosmopolita cada vez mayor a la isla. La mayoría de la gente ha oído hablar de la ola de jóvenes hippies y celebridades que arrasaron la isla a finales de los 60 y principios de los 70. Esto dio paso a las siguientes olas de turismo de masas que han ido aumentando en las décadas posteriores.

Pero antes de todo eso hubo una primera ola, o quizás una pequeña. En la década de los 50, cuando Ibiza era prácticamente desconocida para el mundo exterior, un pequeño contingente de occidentales artísticos encontró su camino hacia este refugio pacífico. Se sintieron atraídos por la impresionante belleza natural, el bajo costo de vida, la simpatía y tolerancia de la gente, y la sorprendente luz mediterránea, particularmente magnética entre los pintores. Pero tal vez el factor más importante que los trajo a esta extraña y maravillosa isla fue la libertad, libertad para vivir y crear en un lugar hermoso sin las reglas y límites de sus países de origen. Escritores, escultores, pintores y espíritus libres de todo tipo acudieron en masa a esta pequeña comunidad de nómadas aventureros. Éste era el mundo de Clifford Irving, que llegó a Ibiza en 1953, y donde finalmente se estableció. Era un mundo de piratas y poetas, un mundo más allá de las fronteras de la sociedad “normal”, un mundo en el que se podía perder de vista hasta dónde podía llegar uno…



Uno de los residentes de Ibiza en este momento era Elmyr de Hory, un pintor y falsificador de arte húngaro del que se dice que vendió más de mil falsificaciones a galerías de arte de renombre de todo el mundo. Debió haber sido un pintor con un increíble talento para lograr eso, pero finalmente fue atrapado y mandado a la cárcel. Cuando fue liberado en 1969, regresó a Ibiza y se convirtió en toda una celebridad, apareciendo en numerosas entrevistas de revistas y televisión. Para capitalizar su recién encontrada fama, le pidió a su amigo Clifford Irving que escribiera su biografía. Se llamó: “Fake! The Story of Elmyr de Hory, the Greatest Art Forger of Our Time” (¡Fraude! La historia de Elmyr de Hory, el mayor falsificador de arte de nuestros tiempos). Tal vez esta relación con De Hory es lo que inspiró a Irving a idear el plan salvaje que finalmente lo hizo famoso e infame.

En 1970, Irving leyó un artículo de una revista sobre Howard Hughes titulado “The Case of the Invisible Billionaire” (El caso del multimillonario invisible). Hughes había tenido un gran éxito en el negocio del petróleo de joven y luego se mudó a Hollywood, donde se convirtió en un prominente productor de cine. También fue un destacado playboy que salió con muchas de las actrices de Hollywood más famosas de la época. Además, fundó la compañía Hughes Aircraft, pues era un gran innovador y financiador de aviones. Hughes era el multimillonario más famoso de su tiempo, y luego, de repente, cayó en el olvido. Para cuando Irving leyó el artículo de la revista, nadie había visto ni escuchado a Hughes en público durante más de doce años. El hombre que había sido el niño bonito de Hollywood se había convertido en un recluso completamente excéntrico que vivía en el último piso de uno de sus hoteles en Las Vegas y dirigía todos sus negocios desde su habitación.



Clifford Irving, tal vez todavía cautivado por el libro “Fake” que acababa de escribir, se convenció de que Hughes odiaba tanto el protagonismo que nunca se adelantaría para desacreditar cualquier cosa escrita sobre él. Creó un plan para convencer al mundo de que Hughes le había pedido que escribiera su autobiografía. Irving ya era un novelista bastante exitoso, así que el primer paso fue decirle a su editor que Hughes lo había contactado para proponerle colaborar en una autobiografía. Luego se propuso crear evidencias falsas para respaldar su historia. Estudió la letra de Hughes para poder falsificar cartas que supuestamente le llegaron del solitario multimillonario. Irving también comenzó a llamar a su editor desde lugares exóticos donde afirmó que se estaba reuniendo con Hughes y forjando una estrecha relación.

El plan de Irving tuvo un éxito más allá de sus sueños más salvajes. Su editor, McGraw-Hill, le pagó un anticipo de 750.000$ por el libro (una gran cantidad para esos tiempos). Vendió los derechos de la revista y del libro de bolsillo por 650.000$ adicionales, lo que hace un total de casi 1.5 millones de dólares, que es el equivalente a unos diez millones de dólares en la actualidad. Algunos críticos se mostraron escépticos, por lo que en los meses siguientes, cuando se acercaba la publicación, Irving tuvo que fingir entre editores, abogados, expertos en escritura y periodistas. El famoso corresponsal de televisión de los EE.UU., Mike Wallace, hizo todo lo posible para desacreditar al Sr. Irving en directo en televisión, pero finalmente él también quedó convencido.



Pero a finales de 1971, con el libro listo para imprimir, el plan comenzó a desmoronarse. Howard Hughes salió de su escondite para hacer una conferencia telefónica a los periodistas diciendo que no conocía al Sr. Irving y que nunca había autorizado el libro. A medida que la evidencia se acumulaba, el castillo de naipes cuidadosamente construido por Irving comenzó a desmoronarse. Al final se declaró culpable de conspiración y con cargos de gran robo, y lo llevaron a una prisión de Nueva York durante 17 meses. Cuando salió, contó la debacle en “Clifford Irving: What Really Happened” (Clifford Irving: Lo que realmente sucedió), que se publicó en 1972 y se reeditó en 1981 como “The Hoax” (La gran estafa), y en 2006, “The Hoax” se convirtió en un largometraje protagonizado por Richard Gere como Sr. Irving. En 2012, la autobiografía falsa de Hughes fue publicada en e-book bajo el título “Clifford Irving’s Autobiography of Howard Hughes” (Autobiografía de Howard Hughes, por Clifford Irving).

A lo largo de su vida, el Sr. Irving ofreció varias explicaciones para el caso Hughes, a veces desestimándolo como poco más que una broma elaborada. Una vez escribió: «Nunca me había dado cuenta de que estaba cometiendo un crimen, lo había pensado como un engaño». Sin embargo, en otras ocasiones parecía asombrado de lo que había creado. En “What Really Happened” escribió: «Todo el asunto de Hughes había sido una incursión en lo desconocido, una prueba de mí mismo, un constante desafío y una respuesta. Una cierta grandeza se había enraizado en el plan, y todavía podía ver un esplendor imprudente y artístico en la forma en que lo habíamos llevado a cabo».



Clifford Irving falleció en diciembre de 2017 a la edad de 87 años. Pero siempre será recordado como un ejemplo del “esplendor imprudente y artístico” que caracterizó los primeros días de la comunidad de expatriados de Ibiza, un esplendor que perdura hasta el día de hoy.