EDICIÓN: Diciembre - Febrero 2018

TÉ VERDE

Por Sabina Brownstein
Beber té verde ofrece beneficios que van desde favorecer la salud del corazón, el hígado y el cerebro, hasta mejorar tu piel y posiblemente incluso reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. Está cargado de micronutrientes, y los últimos estudios están demostrando que éstos pueden afectar a una amplia gama de aspectos relacionados con la salud. Sus antioxidantes favorecen la salud cardíaca, al reducir los niveles de lípidos en sangre, la presión arterial y la inflamación. Alivia problemas cutáneos como la dermatitis, la rosácea, el daño solar y el acné, a la vez que incrementa la elasticidad de la piel, ayudando a mantener su apariencia más joven.

El té verde también puede ser de valiosa ayuda para perder peso, debido a que combina catequina y cafeína, ayudando a regular hormonas que estimulan al cuerpo a quemar más calorías. Tal vez el componente activo más poderoso del té verde sea un polifenol llamado EGCG. Los estudios están mostrando que es muy efectivo en la eliminación de radicales libres que atacan a nuestras células y causan enfermedades. También ayuda a equilibrar la producción de nuevas células, lo que podría reducir el riesgo de cáncer de próstata o de pecho. Así que tal vez te interese añadir una taza de té verde a tu dieta diaria, sin olvidar a su primo el té blanco, que ofrece los mismos beneficios y además es algo más suave de sabor.