EDICIÓN 17: Junio - Julio '06

CA EIVISSENC - EL PODENCO IBICENCO

Ca Eivissenc
El Podenco Ibicenco




El Podenco Ibicenco (Ca Eivissenc) es único en Ibiza, y para muchos este perro se ha convertido en un símbolo para la isla.







Desde los tiempos pasados muchos pueblos se sintieron atraídos por las islas Baleares. Cada una de esas culturas trajo consigo sus costumbres igual que sus animales domésticos. El Podenco es único en Ibiza y no sólo reúne extraordinarias cualidades sino también posee un movido pasado.
Aunque los expertos no están de acuerdo si fueron los Fenicios o bien los Romanos que introdujeron el Podenco en Ibiza, podemos afirmar que sus orígenes se remontan a una raza de perros muy antigua de Oriente Medio. Muchos creen que el pedigrí de éste data desde el antiguo Egipto. En varias excavaciones se encontraron jarras de barro con imágenes parecidas al Podenco datadas hasta el año



2200 a.C.
No se puede descartar que el Podenco de nuestros días tenga sus orígenes iniciales en la cría de los sacerdotes egipcios y sea un cruce entre el chacal y el galgo. Ya en la Antigüedad se atribuyeron a aquellos animales características especiales. Para los Egipcios era el acompañante hacía el más allá, y las leyendas cuentan que había ayudado a la diosa Isis a velar sobre el féretro de su esposo Osiris. Por su parecido con el dios canino Anubis también gozó de gran admiración en las casas de los faraones.
Al principio, el Podenco no era un perro de caza. Sin embargo se cree que, debido a la vida aislada durante siglos en las islas Baleares, se ha transformado en una raza








única, perfectamente adaptada a su entorno.
Al podenco le gusta cazar conejos, y dispone de cualidades extraordinarias para este tipo de caza. Posee una agilidad increíble además de poder alcanzar velocidades de hasta 40 km/h. Sin embargo, el Podenco Ibicenco no es ni un galgo ni un lebrel.
Es un animal inteligente e individualista que caza de manera táctica y muy hábil. Olfatea y corre en búsqueda del rastro de la presa. Luego levanta las orejas, ladra, contrae los músculos, para después, en una corrida frenética con saltos de hasta 2 metros, caza al conejo hasta atraparlo de un solo salto con sus patas delanteras. Es un cazador sin competencia, pues caza a su presa viva, lo que le convierte


en un perro de caza muy apreciado.
Durante mucho tiempo, el Ca Eivissenc sólo era conocido en Ibiza, y se podían encontrar manadas salvajes de Podencos en varias zonas de la isla. Sin embargo, por sus cualidades únicas y su garbo, el Podenco Ibizenco logró llamar la atención de los grandes criadores de perros y alcanza precios altísimos en el mercado internacional de perros.•






Imágenes del artículo