EDICIÓN: Agosto - octubre 2018

La revolución de la tecnología verde

Por Jerry Brownstein
Hoy en día, la tecnología está cambiando nuestras vidas de diversas maneras, pero ninguna tan sorprendente ni importante que en el área de la energía sostenible. Hace tan sólo una década, los combustibles fósiles eran los reyes indiscutibles tanto en carretera como en la generación de electricidad. Los coches eléctricos y las fuentes de energía limpia, como la solar y la eólica, eran conceptos futuristas que tenían muy poca tracción en nuestras vidas, pero eso ha cambiado radicalmente. Estamos comenzando a ver más coches eléctricos en la carretera, y recientemente se ha proyectado que las ventas de vehículos eléctricos superarán las de los coches de gasolina para el 2038. La energía eólica mundial ya está produciendo más electricidad que las plantas nucleares, y la energía solar está creciendo exponencialmente año tras año. Se trata de un giro sorprendente que además se ha visto impulsado por un flujo constante de nuevas e innovadoras tecnologías. Echemos un vistazo a algunos de los últimos avances en esta Revolución de la Tecnología Verde que está haciendo que nuestro planeta sea más limpio, más saludable y más sostenible.

Generar electricidad

La mayor parte de la electricidad del mundo todavía se produce a partir del carbón, el petróleo y el gas natural, pero las alternativas sostenibles, especialmente la energía solar, están superando gradualmente a estos combustibles fósiles. Se están creando grandes “parques” solares en todo el mundo ya que la tecnología para extraer y almacenar la energía gratuita del sol se está volviendo cada vez más refinada. Hay dispositivos solares enormes en California y otros estados del oeste de los EE.UU. Cada uno tiene aproximadamente 10 millones de paneles solares y produce suficiente electricidad como para abastecer a 200.000 hogares. Incluso se están construyendo otros más grandes en China y la India, ya que estos países están intentando dejar de lado su dependencia del carbón. Aquí en Ibiza también hay planes para varios parques de energía solar, y ya se ha aprobado la construcción del primero cerca de San Miguel.

La producción de electricidad solar en hogares y negocios es otro aspecto de la energía limpia que se está beneficiando de los avances en tecnología verde. Los paneles solares de hoy en día son mucho más eficientes que los de hace una década, y también son mucho menos costosos. Esto ha llevado a una expansión masiva en la energía solar fuera de la red, y el líder de esta tendencia es Elon Musk y su compañía Tesla. Ellos han impulsado la innovación con baterías Power Pack que hacen que sea más fácil y más eficiente almacenar el exceso de energía solar para que se pueda utilizar cuando haya menos sol. Uno de los inconvenientes de instalar paneles solares en el techo de una casa es que no son muy agradables a la vista, pero una vez más, Tesla ha encontrado una solución: paneles solares integrados en elegantes tejas. No sólo quedan bien, sino que cuestan menos que los materiales de techado tradicionales, y eso incluso sin tener en cuenta el valor de la electricidad que producen.

El viento y las olas también son fuentes crecientes de energía eléctrica limpia. La energía eólica se ha vuelto económicamente competitiva junto con otras fuentes debido a la tecnología mejorada tanto en las turbinas gigantes como en los sistemas para almacenar y distribuir la electricidad. La mayoría de las primeras instalaciones eólicas fueron en tierra, pero ahora la tendencia es sacarlas al mar donde no interfieran con la vida de las personas. Actualmente, se están creando más de 100 parques eólicos marinos en todo el mundo. El Reino Unido y Alemania lideran el camino en Europa, mientras que Japón, China y EE.UU. también se están centrando mucho en cómo pueden aprovechar el enorme potencial de los parques eólicos marinos.

El mar también es la fuente de una nueva tecnología que captura la energía de las olas de los océanos y la convierte en electricidad. Se llama Kinetic Wave Power, y la primera instalación importante está funcionando en Dinamarca. Estas máquinas están equipadas con grandes flotadores que se mueven hacia arriba y hacia abajo con las olas, y su movimiento alimenta a los generadores eléctricos. Los expertos dicen que si pudiéramos capturar sólo el 0.1% de la energía cinética de la marea de los océanos, ésta proporcionaría más del 100% de nuestras necesidades energéticas globales.

Transporte

Las proyecciones que los vehículos eléctricos tomarán en las carreteras en las próximas décadas se basan en unas mejoras técnicas que los hacen más prácticos. Las baterías se vuelven más livianas y más eficientes, lo que permite que los coches vayan mucho más lejos con cada carga. Uno de los grandes desafíos ha sido el inconveniente de la recarga, que requiere mucho tiempo. Una vez más, es Elon Musk y su compañía Tesla quienes han tomado la delantera al construir una red de súper-estaciones con recarga de alta tecnología que es tres veces más rápida que la actual. Recientemente abrieron las dos primeras estaciones en California, y se están construyendo más en los EE.UU. y Europa. Aquí en Ibiza, el Gobierno de Baleares ha adoptado un plan para prohibir la compra de coches diésel a partir de 2025. Esta prohibición se extenderá a los coches de gasolina en 2035, con el objetivo de hacer que las Baleares sean totalmente eléctricas para 2050. Pero no se trata sólo de turismos cambiando a energía eléctrica, además las primeras barcazas de contenedores totalmente eléctricas y libres de emisiones del mundo (conocido como el “Tesla de los canales”) han comenzado a operar en los puertos holandeses de Amberes, Ámsterdam y Rotterdam. Madrid ha lanzado una flota de autobuses eléctricos, y Tesla está trabajando en un semirremolque eléctrico de alto rendimiento que es más rápido y menos costoso de operar que los camiones diésel.

Por supuesto que ya hay trenes que funcionan con electricidad, pero la compañía francesa Alstom ha ido un paso más allá al desarrollar el primer tren de hidrógeno del mundo. El Hydrail tiene células de combustible que se sitúan en la parte superior del tren combinando hidrógeno con oxígeno para generar electricidad con cero emisiones. Se ha probado el tren con éxito en Alemania y entrará en servicio en un futuro cercano. Y hablando del futuro, una vez más, Tesla avanza varios pasos con su desarrollo de un sistema de transporte ultraveloz llamado Hyperloop. Se basa en una larga red de tubos sobre el suelo que se llenan con aire a muy baja presión y que permite que sus cápsulas del tamaño de un autobús viajen a través de los tubos a velocidades de más de 1000 km/h. El objetivo de Tesla es «mover personas y cargamento a velocidades que nunca se vieron como posibles, y hacer que el mundo sea más pequeño, más limpio y más eficiente». Está claro que todo esto suena como a ciencia ficción, pero la Revolución de la Tecnología Verde está trayendo rápidamente nuestro futuro al presente, así que abróchate el cinturón y disfruta del viaje. •