EDICIÓN: Diciembre - Febrero 2018

La meditación reestructura el cerebro

Jerry Brownstein
Parece que cada dos semanas aparece un nuevo estudio científico que muestra cómo la meditación puede cambiar la vida al reducir el estrés y aumentar la capacidad de concentración. Hay mucha experiencia práctica que apoya esto, pero ahora tenemos pruebas científicas de que la meditación regular realmente cambia la estructura del cerebro de una manera muy beneficiosa. Los resultados de un reciente estudio de meditación sorprendieron incluso a los neurocientíficos más experimentados de la Universidad de Harvard. Por primera vez se utilizó la resonancia magnética (MRI) en estos experimentos para ver si la meditación realmente cambia la estructura del cerebro.

Se realizaron resonancias magnéticas de los cerebros de los participantes dos semanas antes del comienzo del estudio y se volvieron a realizar una vez finalizado el mismo. El análisis de estas imágenes encontró una densidad de las células cerebrales significativamente mayor en partes del cerebro que son importantes para el aprendizaje, la memoria, la auto-conciencia, la compasión y la introspección. Los participantes habían pasado un promedio de sólo 27 minutos al día practicando ejercicios de meditación durante un total de ocho semanas. Eso es todo lo que se necesitó para estimular estos importantes aumentos en la densidad de las células cerebrales. También hubo una disminución correspondiente en la densidad de la amígdala, que es la parte del cerebro que juega un importante papel en la ansiedad y el estrés. En pocas palabras, las áreas del cerebro dedicadas a las funciones positivas se fortalecieron, mientras que las áreas relacionadas con las emociones negativas se debilitaron; y todo después de 27 minutos al día durante sólo ocho semanas.

La líder del estudio fue la profesora Sara Lazar de la Escuela de Medicina de Harvard, que dijo: «Aunque la práctica de la meditación se asocia con una sensación de paz y relajación física, los profesionales han afirmado que la meditación también proporciona beneficios cognitivos y psicológicos permanentes. Este estudio demuestra que los cambios en la estructura cerebral pueden subyacer en estas mejoras y en que las personas no se sientan mejor porque estén pasando tiempo relajándose». Lazar continuó diciendo: «Es fascinante ver la plasticidad del cerebro y que, practicando la meditación, podemos desempeñar un papel activo en cambiar el cerebro para aumentar nuestro bienestar y calidad de vida».