EDICIÓN: Diciembre '05 - Enero '06

DISFRUTANDO A CABALLO

LETICIA







¿Ha pensado alguna vez montar a caballo?
El concepto general que se tiene de la hípica es el de un “deporte elitista” y les aseguro que es un poco erróneo. Reconozco que tener un caballo propio no está al alcance de todos, pero no es necesario ser propietario para montar.
El caballo es un animal grande y con mucha fuerza, pero a la vez tiene un gran corazón y necesidad de cariño. Es inteligente, obediente, agradecido y llega a ser un auténtico y fiel compañero.
Además, este deporte se está utilizando desde hace ya tiempo como método rehabilitador para niños con síndrome de down, discapacitados físicos y psíquicos, enfermos mentales, con muy buenos resultados. Al practicar hípica se forma un equipo entre el jinete y el caballo, dos seres vivos que tienen que comunicarse, comprenderse y ayudarse.




En Ibiza hay varios centros hípicos donde se puede empezar con unas nociones básicas y luego hacer:
- Paseos por el campo: con un guía y en grupos se puede disfrutar de la hermosa naturaleza de nuestra isla a caballo de forma tranquila.
- Paseos de luna llena: se organizan paseos con guía para observar la belleza del campo y los bosques iluminados con esta luz tan especial que nos ofrece la luna. Al término del paseo, normalmente se organiza una cena en las cuadras.
- Clases de Doma: una vez pasada la primera fase de iniciación, se puede continuar el aprendizaje en la modalidad de “Doma” y adquirir unos conocimientos mucho mayores a la vez que realiza un buen ejercicio físico.
- Clases de Salto: Para aprender la modalidad de Salto es imprescindible realizar la modalidad de Doma. Se puede probar y si de verdad gusta ya puede empezar a competir.
Hay un calendario de Concursos de Salto y Concursos de Doma a lo largo de todo el año: normalmente son los domingos. Es interesante acudir como espectador y disfrutar de un rato en el campo tomando un aperitivo, observando las peripecias que hacen los jinetes y amazonas con sus caballos en la pista.













En los centros hípicos hay clases y paseos todos los días excepto los lunes, que es el día de descanso. Asimismo le enseñarán todo lo que es el mundo del caballo, es decir, aprenderá a entender lo que les dice el caballo según sus movimientos, a cepillarlo, a colocar la silla de montar, las riendas y a cuidar el material entre otras cosas.
Si después de un tiempo montando le gusta de verdad y puede comprarse un caballo, en estos centros le aconsejan en la elección y por supuesto se ocupan de cuidarlo, de forma que usted sólo tendrá que disfrutarlo.
Por último decirle que cualquier edad es buena para probar.











 
 
 
 

LETICIA