EDICIÓN 74: Diciembre - Febrero 2016

Una familia apasionada por el arte

Helena Sánchez


 
En el año 2013, en plena crisis económica, la familia Jiménez Chapu apostó, a pesar del mal pronóstico y completamente a contracorriente, por incentivar el arte en la isla de Ibiza, creando un sitio web y posteriormente una galería.
 
Todo empezó en París en 1972, allí vivía Bernadette Chapu, una parisina descendiente de una familia de anticuarios de la ciudad, que tras cinco años de estudios de Historia del Arte y Museología dirigía una galería de arte. Por otra parte Fernando Jiménez, natural de Cáceres, se encontraba también en París acabando estudios de Filología francesa en la Sorbona y trabajando como fotógrafo para el Ministerio francés de Ordenación del Territorio.
 
Bernadette y Fernando se conocieron en una fiesta que ofrecía un amigo común, éste los presentó y así dio comienzo su romance. En los siguientes años mientras Bernadette se ocupaba de la galería, Fernando comenzó a trabajar para agencias como Rapho o Sipa Press, realizando constantes viajes por Europa, el norte de África y Oriente Medio. Así transcurrían sus días hasta que un acontecimiento cambió el curso de sus vidas. En 1975 un hermano de Fernando se compró una finca en Ibiza y se quedó a vivir en la isla. Como aquello le parecía un paraíso, invitó a Fernando y Bernadette a que lo conocieran, estos así lo hicieron, pasaron un mes de vacaciones en Ibiza y para cuando volvieron a París lo único que deseaban era regresar a la isla. Así que a pesar de sus ajetreadas vidas, con tanta actividad, finalmente tomaron la decisión de dejarlo todo e instalarse, un año después, en la tierra que había cautivado sus corazones. Alquilaron una casa payesa a las afueras de Sant Agustí, sin luz y sin agua, tenían un pequeño huerto y algunos animales. Estaban decididos a cambiar completamente su estilo de vida, tan solo Fernando seguía trabajando para las agencias, por ejemplo Europa Press entre 1977 y 1978. Para ganarse la vida comenzaron a acudir al mercadillo de Es Canar vendiendo objetos que ellos mismos fabricaban.
 

 
En 1978 aconteció otro giro; nacieron sus dos hijos mellizos, Elisa y Lionel. Esto les impulsó a comprar una casa para terminar de instalarse y emprender un nuevo negocio, el de la lombricultura, consistente en formar abono a partir de lombrices; luego, con el paso de los años crearon el primer vivero de cactus y plantas suculentas de la isla. Fernando había dejado de lado su trabajo como fotógrafo, no obstante por la casa no había fiesta que se preciara en la que faltara algún artista amigo de la familia. De hecho cuando Elisa y Lionel fueron creciendo, los dos optaron por realizar bachillerato artístico. En 1997 Elisa se fue a estudiar Audiovisuales y Comunicación en Valencia, especializándose en diseño gráfico, por su parte Lionel en 1998 se trasladó a Madrid para cursar Producción Audiovisual. La relación de toda la familia con el entorno artístico resultaba más que evidente. En 1999 Elisa volvía a asentase en Ibiza trabajando en una empresa de diseño gráfico. Lionel por su parte estaría viviendo fuera unos cuantos años más.
 

 
No fue hasta 2010 que Fernando retomaría la fotografía, aunque en un sentido totalmente diferente, ya que esta vez se trataba de fotografía abstracta. Ha estado exponiendo sus obras desde 2011. Sin embargo, en 2012 en una comida familiar se comentó que los artistas estaban asustados porque cerraban muchas galerías. Esto dio pie a la idea de crear una galería virtual de arte para ofrecerles el máximo apoyo y que tuvieran al menos un sitio donde exponer, aunque no fuese físico. Esta idea se hizo realidad en 2013. Bernadette, Fernando y Elisa crearon la web “ArtFromIbiza.com” orientada específicamente al arte abstracto. Además, de vez en cuando, Elisa organiza exposiciones colectivas para los artistas presentes en la web. Y para no quedarse cortos, en 2014 Bernadette y Fernando restauraron un viejo corral de su casa payesa en Sant Josep para crear una galería de arte abstracto llamada “Garden Art Gallery”, situada al lado de una antigua era y rodeada de plena naturaleza, con esculturas repartidas por un jardín con magníficos cactus.
 

 
La crisis continúa haciendo mella pero esta familia sigue apoyando al máximo a los artistas, a sabiendas de que no se trata en absoluto de un negocio lucrativo. Así pues, Bernadette disfruta muchísimo con su galería, buscando artistas y organizando exposiciones que la hacen volver a sus bulliciosos años en París. Fernando continúa con su fotografía abstracta y cuidando de sus cactus, Elisa se encarga de gestionar lo relacionado con la web y organiza, también, algunas exposiciones. Y Lionel, después de haber trabajado varios años en prestigiosas agencias de producción publicitaria, tanto en Buenos Aires (Argentina) como Madrid, regresa a Ibiza, montando su propia empresa de producción audiovisual “OneMonkey.tv”. •
 

Imágenes del artículo