EDICIÓN 14: Diciembre '05 - Enero '06

LA SAL DE LAS SALINAS

MARIA







La sal es vital para el hombre, y en la Antigüedad la sal era tan preciada como el oro. Cuando los Fenicios llegaron a Ibiza (aprox. 700 a.c.), este hábil pueblo mercader no sólo descubrió un nuevo mercado para el comercio con bienes de lujo provenientes del oriente próximo, sino también encontraron el sitio idóneo para producir sal, entonces una materia prima de alto valor. Este bien era no perecedero, fácil de transportar y de uso múltiple.




También se necesitaba la sal para la producción del “Salazón”, un pescado seco considerado un plato exquisito, por lo que los Fenicios construyeron grandes plantas para la producción de sal. Desviaban agua del mar a través de canales a cuencas separadas donde podía evaporarse el agua. Una vez evaporada la mayor parte, llevaban el resto del agua a cuencas menos profundas para dejarla evaporar totalmente. Finalmente sólo quedaba la sal que recogían con gran esfuerzo físico para ser manufacturada para su posterior utilización.










También durante el dominio del imperio romano florecía la producción de sal en Ibiza, pues los Romanos se dieron cuenta perfectamente de la importancia de este bien. La palabra “salario” proviene de “sal”, pues en aquellos tiempos se pagaba a los trabajadores con raciones de sal.
Durante siglos las salinas fueron propiedad común. Esto cambió en el siglo XIII, cuando los Catalanes conquistaron Ibiza. Los conquistadores no lograron ponerse de acuerdo con la propiedad de las salinas.




En 1715, debido a la guerra de sucesión española, las salinas pasaron a ser botín de guerra. Finalmente, en 1817, fueron vendidas por el Estado a una sociedad privada que sigue siendo la propietaria hasta el día de hoy. En actualidad se produce cada año 50.000 toneladas de sal que principalmente se venden en el norte de Europa. Una pequeña parte se queda en Ibiza, y se transforma en sal de mesa.
Incluso en estos días se puede ver la producción única de sal en Las Salinas.









 
 
 
 

MARIA



Imágenes del artículo