EDICIÓN 71: Junio - agosto 2015

Mindfulness

Texto: Jerry Browstein

 
Mindfulness, que podría traducirse como “Atención Consciente”, es una práctica antiquísima que te enseña a enfocarte en el momento presente para que puedas tomar decisiones conscientes. En los últimos años se ha convertido en una palabra de moda en nuestra sociedad, y no tan solo entre la comunidad espiritual y de auto-ayuda, sino también en el mundo académico, en la ciencia, en los negocios y en los medios. Da la impresión de que cada dos por tres sale un nuevo estudio científico que demuestra cómo la meditación consciente puede llegar a cambiar la forma en que trabaja nuestro cerebro. Muchas grandes empresas como Apple o Facebook están apreciando el valor de la meditación consciente y la están poniendo a disposición de sus empleados. Google ha ido un paso más allá, ofreciendo a sus 52 mil empleados cursos gratuitos en Atención Consciente con el objetivo declarado de «iluminar las mentes, abrir los corazones y crear paz en el mundo». Esto refleja una consciencia global emergente sobre el hecho de que el camino de crear una transformación positiva en nuestras vidas y en el mundo que nos rodea pasa por elevar nuestra consciencia individual. La Atención Consciente es una llave para hacer esto posible, así que veamos cómo funciona.
 
Cada uno de nosotros tiene la libertad de elegir quién queremos ser, cada minuto de nuestras vidas. Este es el regalo del libre albedrío, pero la mayoría de las personas no tiene la habilidad de utilizarlo. ¿Por qué sucede esto? La razón principal es que nuestros pensamientos y acciones están dominados por la programación inconsciente que hemos adquirido durante nuestras vidas. Este comportamiento programado está almacenado en nuestra mente subconsciente, y siempre se sobrepone cuando tu mente consciente no presta atención. La mente subconsciente no puede más que repetir cosas de tu condicionamiento pasado, así que la mayor parte del tiempo estamos repitiendo de forma automática viejos patrones de comportamiento: estamos reaccionando en lugar de actuando. La forma de restablecer tu libre albedrío y recuperar el control de tu vida es a través de la atención consciente, que significa sencillamente tener la presencia y la atención que te permiten elegir de forma consciente, en lugar de dejarte funcionar en base a una antigua programación inconsciente.
 

 
Una persona con Atención Consciente recuerda resistirse a sus reacciones automáticas, y después elige seguir la guía de su sabiduría interna. Por ejemplo, supón que te encuentras en cierto tipo de situación de las que siempre te han hecho enfadar en el pasado. Según se va desarrollando el incidente, sientes cómo el enfado se va encendiendo en ti… pero entonces… si estás siendo conscientemente atento… te detienes por un segundo. En lugar de reaccionar como siempre lo has hecho, mentalmente das un paso atrás y te preguntas lo siguiente: ¿es quien quiero ser en esta situación? ¿Realmente quiero ser esa persona que reacciona enfadada, o puedo elegir una mejor forma de gestionar esto? Entonces escuchas la respuesta que viene de tu corazón, pues siempre te guiará en la dirección adecuada. En lugar de reaccionar ciegamente con viejos patrones negativos, puedes elegir manejar cada situación de forma más positiva.
 
Esto suena muy sencillo pero no siempre es tan fácil. De hecho, puede ser todo un reto pues debes superar una vida entera siguiendo tu programación subconsciente: las ideas, acciones y creencias que heredaste de tu pasado. Incluso cuando estás decidido a practicar la Atención Consciente, puede que sigas pensando, diciendo y haciendo cosas que no están en armonía con quien deseas ser… y eso está bien. Es natural que esas reacciones tan instauradas persistan, pero no te preocupes, pues esa resistencia se irá desvaneciendo si mantienes tu atención en tu intención de ser consciente. La clave sencilla es darte cuenta de cuándo has seguido uno de tus antiguos patrones de comportamiento… y después corregirte con suavidad. Hacerlo estimula que tu mente cree nuevos caminos cerebrales que se alineen con tus nuevas decisiones conscientes. Al mismo tiempo, tus viejos caminos mentales heredados irán perdiendo fuerza.
 

 
El primer paso a la hora de crear este tipo de transformación positiva en tu vida es afianzar tu intención de cultivar la atención de forma consciente. Al igual que incrementar la musculatura requiere del compromiso de ir al gimnasio, incrementar la fuerza para tomar decisiones conscientes requiere el compromiso de hacer el ‘ejercicio’ de meditar de forma regular. Meditar tan solo cinco minutos al día es suficiente para fortalecer tus músculos de la consciencia. La meditación calma tu mente y te permite ser consciente de todos los pensamientos que intentan obtener tu atención. A lo largo del tiempo, empiezas a desarrollar una sensación de separación entre esta corriente de pensamientos y tu verdadero ser, que es quien observa esos pensamientos.
 
A través de la meditación te familiarizas con el ‘espacio entre’ tú y tus pensamientos, y este es el mismo espacio que te permite practicar la Atención Consciente. Recuerda que la llave hacia tal atención es ser capaz de dar un paso atrás respecto a tus reacciones automáticas, para que tengas el espacio para tomar una decisión consciente sobre cómo actuar. Una práctica meditativa regular hará que te sea más fácil dar ese paso atrás… y entrar en el espacio que existe entre tu reacción inconsciente y la posibilidad de tomar una decisión consciente. Esto te otorga el poder de dar forma a tu personalidad y a tu comportamiento de forma que se alineen con tu sabiduría interna. No solo hará que tu vida sea más feliz en todos los aspectos, sino que además formarás parte de la Revolución de la Consciencia, junto con aquellas personas que están sosteniendo el espacio y creando la vibración para que toda la Humanidad evolucione hasta su más alto potencial.
 
«Recuerda que todos afectamos al mundo en cada momento, tengamos o no la intención de hacerlo. Nuestras acciones y estados mentales importan, porque estamos tan profundamente conectados unos con otros. Trabajar sobre nuestra propia consciencia es lo más importante que podemos hacer en todo momento, y ser amor es el acto creativo supremo». •
~ Ram Dass
 

 

Imágenes del artículo