EDICIÓN 68: Diciembre - Febrero 2015

Come, bebe y sé feliz

Cat Weisweiller



En el 2009, ibiCASA informó sobre la apertura de una tienda de vinos, Vino & Co, en Can Bellotera, en la carretera de Ibiza a Sant Josep. Cinco años después, está claro que la administración bajo el holandés Jeroen Hamersma ha cobrado más fuerza, el negocio está en pleno auge y la tienda ya abre todo el año.

Algo clave en su éxito es que Jeroen se ha mantenido firme a su principio de que el vino está para ser disfrutado, sin prejuicios, y sin esas manifestaciones del esnobismo con el vino que a menudo le restan la simplicidad a lo que verdaderamente constituye un buen vino: «No tienes por qué ser un experto para apreciar el vino. O te gusta el sabor de un vino en particular, o no». Para que esta apreciación del vino sea posible, Vino & Co hacen todo el trabajo de campo. El propio Jeroen es hermano de un destacado crítico de vinos holandés, así que sabe todo lo que hay que saber sobre los vinos. Su exigente investigación lleva consigo la búsqueda de joyas secretas: vinos que pasan desapercibidos. Se enorgullece de descubrir las “los productos en alza”, sin restricciones por el comercio y, como tal, de elevado calibre a la vez que accesibles en precio.

Otro valor fundamental que Jeroen sigue defendiendo es la producción orgánica, incluyendo viñedos que se adhieren a los principios fundamentales de la viticultura ecológica, incluso si las estrictas normas y los altos costes prohíben la obtención del certificado “oficial”. En relación a los vinos españoles, le encanta mostrar vinos que provienen de fuera de las regiones más conocidas de Rioja y Ribera del Duero. Y hasta la fecha, se niega a que bodegas y viñedos le seduzcan e inciten a esa práctica. En su lugar, hace entrega de sus últimas ofertas por cuenta propia, “se sienta con ellos”, y solicita más opiniones a su familia, amigos y socios del negocio antes de comprometerse.





Para dar cabida al creciente imperio de vinos de Jeroen, Vino & Co se ha ampliado este año adquiriendo el local contiguo, y han llevado a cabo una impresionante remodelación. También han lanzado un sistema de pedidos por internet. Además del vino tinto y el blanco, el cava, el Prosecco y el champán, Jeroen vende también ginebra, vodka y ron, todo ello cuidadosamente seleccionado. Los precios en la tienda van desde los 4,35€ por una botella de un vino agradable, hasta los 1300€ por una botella de champán “Nabuchadnezzar” (15 litros). Alrededor del 80% de los vinos son españoles, con gran variedad de cosechas de Francia, Austria, Chile e Italia entre ellos. Hay que decir que siempre hay algo para todos los bolsillos y paladares, con buenos precios y buenas estadísticas en la uva y la región de fabricación para una cómoda búsqueda sin compañía en la tienda.

Junto con Sylvia, la mujer de Jeroen, su hija Rosa, y el inestimable compañero Roy a su lado, lo que realmente diferencia a esta tienda es su sutileza a la hora de vender. Aquí no hay nada difícil de vender, a Jeroen le encanta recomendar vinos asequibles y contar las historias detrás de los viñedos que los producen. Su objetivo es simplemente el de compartir su pasión por el vino y animar a todas las edades, nacionalidades y clases sociales a que hagan lo mismo. Su clientela ha pasado de ser predominantemente holandesa, a cualquier nacionalidad, y para el agrado de Jeroen, un gran grupo de españoles que comienzan su andadura en la apreciación de los vinos.

Esto nos lleva directamente a la otra gran pasión de Jeroen: la comida. «Me encanta el ‘estilo de vida borgoñés’: buena comida, buen vino, buena compañía». Para albergar esto, la reciente reforma incluyó un bar y una cocina, y la obtención de una licencia para servir comida y bebida. Ahora la tienda se convierte en un bar de vinos entre las 10.00h – 14.00h y las 17.00h – 20.00h, de lunes a viernes, con 30 botellas de vino siempre disponibles para disfrutar de una copa. Los viernes por la noche presentan “BebeViernes” (de 17.00 a 22.00), cuando Jeroen ofrece aperitivos especializados (mini-eventos gastronómicos) y seis variedades distintivas de vino a precios reducidos. Estas reuniones de cata de vinos siempre están acompañadas de abundantes reflexiones en torno a los vinos: «El hecho de conocer un poco de la gente y las regiones que hay detrás de cada vino hace que la experiencia de la cata sea mejor».





A los residentes de Ibiza les encanta el invierno en la isla, es un tiempo para reflexionar, relajarse y descansar. Qué mejor que sumergirse en un menú degustación de ocho o nueve platos, sentado con unas botellas de vino como telón de fondo, disfrutando con nuevos amigos, y saboreando las fluidas recomendaciones de Jeroen sobre la comida, o pidiendo cualquier botella de vino que quieras de la gran variedad que te rodea.

La motivación para estos menús de comidas y cenas que tienen lugar una vez cada una o dos semanas a lo largo del invierno, se basó en el deseo de Jeroen de no sólo fusionar el buen vino con una buena cena, sino también en su espíritu colaborador: «El invierno es una época para que los restaurantes de temporada, los chefs privados y las compañías de catering se muestren tal y como son. Nosotros proporcionamos un espacio para esto». En cualquier noche, uno de los establecimientos cocina un festín a la vista de los invitados, y describe sus platos antes de servirlos. Mientras tanto, Jeroen recomendará una bebida, junto con su habitual y encantador discurso. Con la comida a precio de coste, sin exceder nunca los 30€ por persona, se trata de una actividad sin ánimo de lucro, simplemente una celebración pura de las mejores cosas de la vida.  

También durante el invierno, entre todos los mini-eventos de comida y bebida, se encuentra la cuarta edición de la reunión del Día de Año Nuevo de Vino & Co. Esto implica un baño de resaca en el mar en Salinas al mediodía, seguido de una copa de burbujas para resucitar, y mucha comida. «Montamos mesas de madera y sillas. Todo el mundo trae algo preparado. Mucha gente trae lo que les sobró de Nochevieja. Media tarta por aquí, medio jamón serrano por allí... ¡Y siempre hace sol!». En el 2015 se espera la quinta edición del “Wine Festival”, presentado por Vino & Co, y que tendrá lugar en Sluiz, Santa Gertrudis. El bajo coste de la entrada permite asistir a la exposición de más de 100 vinos para degustar; el año pasado fueron entre 1.000 y 1.500 las personas que disfrutaron de ella.





Para más información acerca de los próximos eventos, o para reservar en los puntuales almuerzos y cenas, visita su página de Facebook. Pero si lo que estás buscando es un vino tinto asequible para acompañar tus Navidades, Nochevieja o cualquier otra celebración, no te preocupes, me he asegurado de no olvidarme de ninguna de las mejores recomendaciones de Jeroen:

Gran Cerdo, tinto orgánico Rioja, a 6,07€ / Peique Mencia Joven, a 7,50€ / o D’Berna Godello, a 10,14€. Para aquellas ocasiones tan especiales, los favoritos de Jeroen en este momento son: Castell d’Encus Quest, a 34,73€ / o 2010 Casa Castillo Pie Franco Monastrell, a 42,78€. Y para los amantes del champán: Veuve Doussot Ernestine Millésime, a 34,15€.

¡Disfrutad de las fiestas!



Imágenes del artículo