EDICIÓN 55: Octubre - Diciembre 2012

CUIDANDO DE NUESTROS MAYORES EN IBIZA

Texto: Cat Weisweiller









 
Sally Kennedy, presidenta de “Age Concern Ibiza & Formentera”, he dedicado los últimos 18 años de su vida al cuidado de los mayores en la isla. IbiCASA se reunió con esta formidable mujer para aprender más sobre su trabajo.
 
“Mi deseo de asistir a los mayores no viene de ningún miedo mío a envejecer. Mi afinidad con la gente mayor de hecho empezó en la infancia – su profunda sabiduría siempre me ha fascinado. Me apena que la gente alcance cierta edad y que a nadie parezca ya importarles. Hay algo en la vulnerabilidad de la gente mayor que siempre me ha tocado una fibra sensible, así que respetuosamente procuro hacer lo que puedo para ayudar.”


 
Sally, que ahora tiene ella misma 70 años, se mudó a la isla en 1968 a la tierna edad de 25. Conoció a su difunto esposo, Pepe, en 1970, y con él tuvo un hijo, Marc, quien le ha dado tres nietos que adora. Trabajó como secretaria para el dueño de una de las principales empresas turísticas desde su llegada hasta hace 11 años. Entremedias, en 1994, el Cónsul británico Jeremy Batey la invitó a convertirse en la presidenta de un comité que existía para el bienestar de los ancianos. Poco después, en 1997, se constituyó oficialmente “Age Concern Ibiza & Formentera” – y Sally pudo dedicarle sus esfuerzos a tiempo completo cuando se jubiló en el 2001. Por toda España existen ya 7 organizaciones similares afiliadas, que pronto serán 9.
 
Aunque aún permanecen algunos de los miembros del comité original de Ibiza, otros se han ido marchando al jubilarse. La incorporación de “sangre“ nueva es por tanto la clave para poder continuar con el valioso trabajo de la organización: apoyo multilingüe para visitas médicas, transporte, ayuda en las gestiones para obtener la residencia y otros papeles legales y, si los fondos lo permiten, apoyo económico para individuos a quienes les cuesta cubrir sus gastos médicos o facturas de servicios públicos, así como para programas asociados de visita y apoyo a gente mayor. Su red de apoyo en constante expansión incluye el suministro de sillas de ruedas, caminadores y otros equipos vitales, además de ofrecer apoyo telefónico que redirige a las personas allá donde puedan encontrar la asistencia que necesiten. El espíritu de “Age Concern” se ha mantenido a lo largo de los años: “Ayudar a la gente mayor a residir en sus hogares todo el tiempo posible, y mejorar su calidad de vida en todo lo que podamos, con la valiosísima ayuda de nuestros voluntarios.”

Buscan con urgencia más fondos y, aún más importante, voluntarios/as que puedan ofrecer un poco de tiempo, incluyendo a personas bilingües (español/inglés) con vehículo, gente que pueda ayudar con el marketing (algo en lo que Sally reconoce que les falta personal y fondos como para poder concentrarse más en ello), y quienes puedan realizar tareas administrativas desde sus casas. Sally es también pragmática sobre el futuro: “¡Ya no soy ninguna chavala! Así que estoy buscando con cautela a alguien a quien entrenar y a quien más adelante pueda pasarle las riendas.” La prioridad de Age Concern es seguir intentando asistir a gente mayor de todas las nacionalidades y creencias – y siendo la mayor ONG oficial de la isla que trabaja en este campo, asegurar unos fondos y un personal continuado (incluso mejor, en aumento) es compresiblemente su principal inquietud.
 
Como ejemplo inspirador del tipo de generosidad de la que dependen, la empresa de casetas prefabricadas Prefabricated Garden Houses ha donado desinteresadamente una caseta de jardín de madera (valorada en 3.000€) para el sorteo navideño de Age Concern de este año, un evento anual que aumenta de forma significativa su financiación, aunque desgraciadamente aún no logran cubrir sus gastos corrientes. Los boletos valen 5€ cada uno, y se incluye la opción de vender la caseta si quien gane no tiene el espacio suficiente para acomodarla.
 
Tras la lección de humildad que supone pasar un rato con este espíritu generoso, me alejé equipada con un montón de posters del sorteo de “Age Concern” para distribuir, y con la insistente sensación de que si muchas personas dieran un paso al frente para contribuir también de forma pequeña, tan solo comprando un boleto, se podría dar un empuje colectivo que se extendiera muy rápidamente por la isla  en favor de esta merecedora causa.



 
Para hacer un donativo, ofrecer tu tiempo o comprar boletos para el sorteo, por favor ponte en contacto con Sally:
Tel. 690 144 587   -   email: sallyckc@hotmail.com
 
También pueden comprarse boletos en las tiendas:
White Island Corner Shop (Santa Eulalia)   -  Thomas Green’s (San Antonio)   -  The Terrace (Cala Llonga)

Imágenes del artículo