EDICIÓN 50: Diciembre - Febrero 2012

PLANTAS CURATIVAS DE IBIZA

Texto: Sabina Brownstein












Volver a descubrir cómo utilizar las inmensas y saludables propiedades curativas de las plantas que crecen en la naturaleza es una de las maneras de hacer que nuestra cultura evolucione hacia un estilo de vida más sostenible. Durante cientos de años nuestros antepasados transmitieron estos conocimientos de generación en generación, pero a lo largo del siglo XX la tradición de utilizar remedios naturales se ha ido perdiendo al acostumbrarse a depender casi exclusivamente de medicamentos farmacéuticos. Sin embargo, cada vez estamos más concienciados y nos damos cuenta de que la mayor parte de esos medicamentos “milagrosos” tienen serios efectos secundarios que, a menudo, superan con creces sus ventajas. En nuestra búsqueda por hallar maneras menos agresivas de aliviar nuestros males, nos volvemos de nuevo hacia la Madre Tierra y su abundancia de plantas medicinales naturales. Todas las plantas descritas a continuación pueden conseguirse fácilmente aquí, en Ibiza, y muchas de ellas son silvestres y crecen en el campo.
 




 


Por ejemplo, ese manojo de PEREJIL que nos regalan en los mercados es mucho más que un simple ingrediente decorativo para sopas y ensaladas. El perejil es una rica fuente de vitaminas A y C, hierro, potasio e importantes antioxidantes. Antaño se utilizaba como diurético para ayudar a eliminar el ácido úrico, lo cual es beneficioso para tratar la gota y el reumatismo.
 
La bonita planta de ROMERO que crece en toda Ibiza es una planta sabrosa que tiene, además, muchas propiedades medicinales. Actúa como tónico y estimulante para la corteza cerebral y es buena para la memoria, a la vez que ayuda a reducir la tensión nerviosa. El romero también tiene poderosas cualidades anti-inflamatorias para el dolor de músculos y articulaciones, y además fortalece nuestros vasos sanguíneos, mejorando así la circulación. Esta planta es beneficiosa para aquellos que siguen una dieta, porque estimula la vesícula biliar y hace que ésta produzca mayor cantidad de bilis, de manera que las grasas se digieren con mayor rapidez y de forma más completa. Si quieres darte un gusto, prepara una infusión de romero fresco con miel y obtendrás un delicioso tentempié para la mente, el cuerpo y el espíritu.
 
El TOMILLO es una poderosa planta que puede ser utilizada de manera efectiva para una amplia variedad de dolencias. En nuestro sistema respiratorio actúa como antiespasmódico y expectorante, por lo que esta planta se convierte en un gran aliado para combatir la mayoría de enfermedades relacionadas con los pulmones. El tomillo funciona muy bien contra el asma y la bronquitis, y mezclado con regaliz y miel es un excelente remedio para la tos. Esta planta también puede utilizarse para estimular la digestión y como antiséptico para tratar inflamaciones de estómago o de intestino. Pero además de todas estas propiedades, el tomillo es un desinfectante natural que combate hongos, virus y bacterias. Varios estudios han demostrado que basta con mezclar agua y tomillo en un atomizador para obtener un desinfectante tan potente como los químicos que se utilizan en los hospitales, ¡y además es natural!
 
La LAVANDA  es una planta extremadamente hermosa cuya fragancia hace que uno ya se sienta bien con sólo tenerla cerca. Pero su belleza es aún más profunda. En infusión ayuda a calmar el sistema nervioso y a relajarse. El aceite de lavanda es una de las herramientas más versátiles y valiosas en aromaterapia, ya que puede utilizarse para tratar cualquier síntoma físico derivado del estrés o la tensión nerviosa. El aceite de lavanda tiene ligeras propiedades analgésicas, perfectas para tratar dolores de cabeza y jaquecas, y es además un excelente antiséptico para cortes y rozaduras porque alivia el dolor, limpia y cura la piel.





 
La ALBAHACA es la compañera perfecta para todos los platos preparados con tomate, y es también el principal ingrediente para hacer la salsa al pesto (¡deliciosa!). Aparte de resultar delicioso para recetas veraniegas, esta planta de temporada facilita la digestión y tiene efectos relajantes sobre el sistema nervioso. Esta planta es útil para combatir la falta de apetito, tiene ligeras propiedades antisépticas para las infecciones intestinales, y ayuda a bajar la fiebre porque estimula el sudor. Sin embargo, si lo que quieres es sudar menos, la infusión de SALVIA refresca la temperatura del cuerpo y es un tratamiento natural para combatir los calores de la menopausia. La salvia también tiene cualidades antisépticas y curativas que actúan de manera específica contra las inflamaciones de la zona bucal y la garganta. Enjuagarse y hacer gárgaras con una solución de salvia siempre es efectivo para tratar tonsilitis, laringitis, llagas en la boca y gargantas inflamadas.

Cuando se toma en infusión, la salvia es una buena manera de fortalecer los pulmones, pero cuidado, no es apta para embarazadas. Sin embargo, después del nacimiento del bebé se puede beber infusión de SEMILLA DE HINOJO, que es excelente para madres lactantes porque aumenta el flujo de leche materna. Además, una infusión muy suave puede calmar los cólicos de los recién nacidos. Pero la semilla de hinojo no es sólo para las madres y sus bebés, sino que es una planta con estupendas propiedades calmantes y antiespasmódicas para cualquier persona. También tiene cualidades diuréticas y antes se usaba para tratar problemas de piedras en el riñón y cistitis. Finalmente, masticar semillas de hinojo después de una comida contribuye a digerir mejor y a refrescar el aliento.

Pero no se trata de que las plantas sustituyan todos los medicamentos, aunque sí proporcionan una alternativa orgánica que facilita y contribuye al proceso natural de sanación del cuerpo. Las plantas medicinales son estupendas promotoras de una buena salud y están siempre a nuestro alcance sin necesidad de tener una receta médica y, sobre todo, sin efectos secundarios químicos. Así que la próxima vez que des un paseo por los hermosos campos de Ibiza, tómate el tiempo de identificar y apreciar estos ingredientes naturales curativos que crecen a nuestro alrededor. Tócalos, disfruta de sus maravillosas fragancias… y demos todos gracias por la beneficiosa abundancia que nos ofrece la naturaleza.

Imágenes del artículo