EDICIÓN 47: Junio - agosto 2011

SINTONIZART. Imaginación sin límite

Texto: Jordi Canut Martin












Kio Aubà trata siempre de estar en sintonía consigo mismo a través del arte. Quizá por eso, hace un par de años, este director creativo escogió el nombre de “Sintonizart” para bautizar la nueva aventura artística en la que inicialmente se embarcó con Andrey Ramos, director de producción. De manera más precisa, esta productora busca explorar y desarrollar la creatividad utilizando como medios de expresión diferentes artes escénicas: danza, circo, teatro, etc. Su objetivo principal es el entretenimiento, por lo que en su tarjeta de visita podemos leer “soluciones creativas para eventos”. Gracias a los avances tecnológicos de los últimos años, Kio y los suyos han querido aprovechar toda clase de herramientas para enriquecer su lenguaje expresivo y dar mayor realce y colorido a sus novedosas performances. Cuando alguien les encarga un proyecto, su mayor reto radica en crear una atmósfera especial que contribuya a que su espectáculo sea siempre diferente, personalizado, único. Los recursos que utilizan van desde las percusiones más básicas hasta las composiciones musicales electrónicas más modernas y sofisticadas, pasando por escenografías y vestuarios impactantes que no dejan indiferente a nadie.

 

Es obvio imaginar que Kio y Andrey no “crean” solos. Si ellos comenzaron por unir sus “ideas y horizontes”, un equipo humano variado que cuenta con una larga trayectoria en el mundo de la creación y la producción artística trabaja con ellos codo con codo para lograr que cada uno de los proyectos que les son encomendados sea todo un éxito y deje tras de sí una larga y duradera estela de buen hacer técnico, artístico y profesional. Así, Rachel Robertson es la encargada del management internacional y del desarrollo de actividades e incentivos para empresas y comunidades; Laura Estradé se ocupa de la producción y la gestión de los artistas necesarios para cada proyecto. Paula Taboada administra la comunicación, Susana Morales se encarga de los vestuarios, complementos y attrezo en general; Jesús Cobos y Josep Romero componen las coreografías y dirigen los movimientos de los artistas.

 

Nacido en 1968, Kio toca la guitarra y compone música desde los 12 años, y ha formado diversos grupos musicales como “Tropel Nat” (2 discos, en 1989 y 1992), “Malako” (1 disco en 1994) y su proyecto más reciente “Milky Way Band” (2011). En 1996 decide tantear una forma alternativa e innovadora de combinar actividad profesional y formatos escénicos, y así es como funda la compañía “Decoliflor Arts, Constructores de Fantasías”, a través de la cual empieza a utilizar la imaginación y la ciencia ficción como principales ingredientes de originales shows de entretenimiento en los escenarios de clubs y todo tipo de festivales culturales. Y la fórmula, semilla precursora de lo que hoy pretende ser “Sintonizart”, funcionó y sigue funcionando. De hecho, en 2010 Kio y su equipo actual recibieron de manos de “Eventoplus”, el mayor congreso de eventos en España, el primer premio a la mejor animación y espectáculo, un reconocimiento a su excelente labor en el ámbito de la creación artística más vanguardista.

 

Este polifacético artista descubre Ibiza en 1997 y empieza trabajando con su compañía en lugares tan conocidos como Amnesia, Es Paradís o Privilege. Durante los años siguientes estrecha su relación con la isla, colaborando en diversos proyectos, como el MTV Ibiza Festival – con su famoso laser show “El hombre bola” – o el Kumharas Concept, que se realizaba los domingos en Gala Night Sant Antonio, una iniciativa que fomentaba la participación ciudadana con la colaboración de varios colectivos y entidades artísticas locales, y de la cual guarda “un bello recuerdo”. En la isla todo parecía fluir de manera natural, así que ese mismo año (2000) decide quedarse a vivir. Y aquí sigue, tras más de una década. Reconoce que llegó un momento en que la ciudad – en su caso Barcelona, donde ha sido incluso candidato a alcalde por el partido “Otra democracia es posible” – empezó a asfixiarlo, y conocer Ibiza fue también redescubrir elementos tan fundamentales como la brisa marina y el agua cristalina de las playas, la tierra roja de los campos recién arados, el aroma fresco de los limones y la belleza delicada de los almendros en flor, sin olvidar el sol anaranjado del atardecer en un cielo de horizonte interminable. Kio viaja constantemente para conocer e investigar nuevas tendencias en las artes escénicas del mundo, y ha trabajado en lugares tan dispares como Ucrania, Alemania, República Checa, Holanda, Italia, Rusia, Portugal, Angola, Líbano, México, Japón o EE.UU, donde, concretamente en el estado de Nevada, recomienda visitar, al menos una vez en la vida, el festival de “Burning Man” (www.burningman.com).

 

Pero Ibiza sigue siendo su refugio. “Lo tiene todo”, nos dice, convencido. “Aquí me relajo y me siento más cerca de la naturaleza. Esta isla es un lugar mágico donde el tiempo transcurre más despacio, a un ritmo más humano, donde las sensaciones son intensas y verdaderas”.


Imágenes del artículo