EDICIÓN 46: Abril - junio 2011

¿COMO FUNCIONA LO DE LA RESIDENCIA?

Texto: Michelle Doornbos
Es fácil sentir confusión ante los diferentes requisitos que han de cumplir los extranjeros que viven en España. Los principales son el NIE o número de identificación de extranjero, la residencia legal y la residencia fiscal, que son totalmente diferentes, como veremos a continuación:
 
El NIE es el número de identificación principal para los extranjeros. Debe obtenerse antes de poder acceder a un empleo, comprar un coche o una casa, empezar un negocio o pagar impuestos. Puedes tener un NIE sin hacerte residente español. Un NIE se adjudica a residentes y no residentes de la Unión Europea. Al solicitar el NIE, hay que proveer pruebas de por qué lo necesitas, como por ejemplo un contrato de trabajo.
 
La residencia está representada en un documento que también incluye tu NIE. Este documento te convierte en un residente legal en España y se necesita, por ejemplo, para obtener descuento de residente en los vuelos nacionales. Hay que demostrar que se tiene un domicilio aquí, registrándote en tu Ayuntamiento y obteniendo allí el certificado de empadronamiento, que es un documento que demuestra que resides en ese municipio.
 
Se pueden solicitar el NIE o el certificado de residencia en la oficina de extranjeros, que es el departamento de la policía que atiende a los extranjeros. Los tiempos de espera varían muchísimo. Al principio de la temporada las colas son de muchas horas, así que asegúrate de rellenar correctamente la solicitud para no tener que repetir el proceso. También puedes pedir un NIE en el consulado español de tu país de origen, pero esto puede llevar más tiempo.
 
La residencia fiscal no es lo mismo que la residencia legal. Bajo la ley española, se considera que eres residente fiscal si pasas más de 183 días naturales al año en el país. Así pues, viene determinado por circunstancias que significan que, en principio, no puedes elegir el país en el que vas a figurar como residente fiscal.
 
Ser residente fiscal en España significa que tienes que informar de todos tus ingresos en todo el mundo a las autoridades de este país. Si parte de tus ingresos están gravados en otro país, seguramente exista algún tratado que te exima de una doble gravación. Los no residentes deben pagar impuestos sobre ciertas partes de sus ingresos, sobre todo los que generen sus propiedades inmobiliarias en España.

 

Imágenes del artículo