EDICIÓN 33: Febrero - Abril '09

MX- MANOX: NUEVAS OPORTUNIDADES EN LA VEJEZ

Texto: Uta Horstmann


























“Desde hace 20 años estoy jubilado. Durante los primeros años de mi jubilación simplemente descansé, pero llegó un momento en que empecé a aburrirme. Hace un año comencé a pintar y desde entonces no cesan de surgir en mi cabeza ideas para nuevos cuadros”, cuenta Alfons Edelmeyer alias “Manox” quien, con su nombre artístico, hace alusión a la mano creadora (mano) y lo desconocido (x).
 
 
Desde su salón, Margrit y Alfons Edelmeyer contemplan el verde intenso del campo en las afueras de Santa Eulalia. El cielo luce azul intenso. El acogedor apartamento, en el que habita el matrimonio desde hace seis años, es el lugar donde Manox crea sus obras. En verano pinta en la terraza, en invierno en un despacho convertido en taller o en el salón. El pintor se ve a sí mismo inmerso aún en la fase experimental y ensaya distintos estilos y técnicas. Incluso se ha atrevido con la difícil técnica del estofado que consiste en cubrir superficies con pan de oro. En sus cuadros, Manox refleja emociones o estados de ánimo. Rara vez representa objetos concretos, pero sabe que puede transmitir algo y que sus obras están llenas de contenido.
 
 
Comenta que, ya de joven, se interesaba por la pintura y experimentaba con los colores pero, al casarse a los 24 años con Margrit y fundar una familia con ella, su afición fue desplazada por el trabajo. El jubilado recuerda su vida profesional interesante y exitosa con satisfacción: “Fue una buena época rica en experiencias.”
 
 
¿ Qué impulsó a Alfons Edelmeyer para que, a sus 80 años, empezase a dedicarse a la pintura?
 
Cuando no encontró la satisfacción deseada en otras actividades, como por ejemplo el manejo de un ordenador, un buen día Margrit le propuso que retomase la pintura. Aunque se sintió un poco inseguro al principio, a Manox le gustó la idea, hizo acopio de pinceles y pinturas y, en la actualidad, su vida está siendo gobernada por su trabajo pictórico. Se siente satisfecho y en paz. Sus cuadros gustan mucho a sus dos hijos, que admiran su creatividad y, además, le alienta el respeto que muestran por su obra amigos y conocidos.
 
 
Para Manox Ibiza es el lugar ideal para vivir y pintar, siendo los factores más importantes la luz incomparable, la ausencia de inviernos como los de Alemania y el carácter abierto y amable de la gente. “Estábamos ponderando desde hacía mucho la posibilidad de mudarnos al sur y buscábamos el lugar adecuado. Cuando, hace ahora seis años, pasamos unas vacaciones en Ibiza, supimos que lo habíamos encontrado.” La estancia vacacional se convirtió en permanente. Ambos están impresionados por la -mentalidad de la isla. Cuando van de compras ven que la gente se toma el tiempo para intercambiar algunas palabras o para sonreírse cuando se cruza en la calle.
 
 
El matrimonio vive alternativamente en Ibiza y Alemania. Manox ha abierto una galería online para su familia, sus amigos y conocidos (http://web.me.com/manox) donde expone unos 70 cuadros, fruto todos ellos de un solo año de trabajo creativo. Manox pinta sin sentir cansancio. Disfruta de las ventajas de su apartamento de aquí que requiere menos atención que la casa con jardín que tiene el matrimonio en Alemania.
 
 
Actualmente exhibe algunos de sus cuadros en el restaurante “El Naranjo”, en Santa Eulalia y, a la vez, busca otras posibilidades para exponer. Y es que, si sigue produciendo al ritmo actual, pronto no habrá sitio para todos sus cuadros en el apartamento.
 
 
El mensaje que quiere transmitir el pintor a las personas mayores es que nunca es demasiado tarde para empezar algo distinto, para buscar una nueva afición o hacer revivir una antigua, incluso para iniciar una vida diferente. Margrit y Alfons Edelmeyer han dejado su antigua vida en Alemania en el 2003. Se alegran de ello y disfrutan de este cambio. Lo que quieren comunicar a las personas mayores es lo siguiente: “¡Ánimo y valor!”
 



 






















Alfons Edelmeyer alias “Manox“
y Margrit Edelmeyer






















Contacto e información:
 
Tel. 971 33 88 23
 
manox@edelmeyer.com
 
http://web.me.com/manox





Imágenes del artículo