EDICIÓN 45: Febrero - Abril 2011

LA CIUDAD DE LAS ARTES Y LAS CIENCIAS DE VALENCIA

Texto: Alicia Jiménez
Situado en el antiguo cauce del Turia, en la ciudad de Valencia, encontramos el mayor complejo científico y cultural de Europa: “La Ciutat de les Arts i les Ciences” (La Ciudad de las Artes y las Ciencias).




Este amplio espacio multifuncional, visitado anualmente por miles de turistas e ideado por el catedrático José María López Piñero, engloba ciencia, naturaleza y arte en un mismo espacio. Integrado por diferentes construcciones, de inmensas dimensiones y gran belleza en sus formas arquitectónicas, el complejo nos abre sus puertas al teatro, la música, las ciencias y el recreo, todo ello repartido en cinco edificaciones, adaptadas cada una a su propia finalidad: L’Hemisfèric (planetario), L’Umbracle, Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, Palau de les Arts Reina Sofía (Palacio de las artes) y L’Oceanogràfic (ocea-nográfico), además de un Ágora destinada a múltiples actividades.






El diseño de cuatro de estos elementos, incluyendo también el Ágora y el Puente de l’Assut de l’Or, corrió a cargo del prestigioso arquitecto Santiago Calatrava. Ganador del Premio Príncipe de Asturias en 1999 y nombrado Doctor Honoris Causa en doce ocasiones, el arquitecto Valenciano desarrolló este proyecto junto con uno de sus maestros, el también reconocido internacionalmente, Félix Candela. Fue este último el encargado de dar forma al quinto elemento y uno de los más populares del complejo: L’Oceanogràfic.


Los cinco elementos fueron inaugurados progresivamente, a medida que se finalizaron sus obras de construcción, siendo L’Hemisfèric el primero en abrir sus puertas, en 1998. Este edificio con forma de ojo humano alberga el cine IMAX más grande de España, donde ofrecen una amplia programación de proyecciones audiovisuales relacionadas con la ciencia y la tecnología.
 
Las obras de Calatrava destacan ante todo por su especta-cular diseño, así como por su empeño por mezclar la arquitectura con la ingeniería, dejando a la vista su complejidad. Muestra de ello es el Museo de las Ciencia Príncipe Felipe, que llama la atención por la singularidad de sus formas, similares al costillar de un dinosaurio. En él se realiza una amplia variedad de exposiciones, que van desde la titulada “Un siglo de premios Nobel” hasta muestras de piezas y vestimentas de la famosa serie de televisión “Star Trek”.


 

Como colofón final a la visita, podemos sumergirnos en plena naturaleza en L’Oceanogràfic, descubriendo la fauna de los distintos continentes, desde arañas, pingüinos y delfines, hasta las morsas y espectaculares beluga del ártico. Más de 500 especies distintas harán el deleite de los amantes de los animales.


Esta pequeña ciudad cultural, dentro de la ya conocida por su famosa paella, sus naranjos o como destino vacacional, nos ofrece una opción más de entretenimiento, cultivando nuestro conocimiento, y a su vez, ofreciéndonos un espacioso y magnífico rincón donde disfrutar de un relajante paseo entre enormes fuentes que asemejan lagos cristalinos y gigantes de hormigón blanco y cristal.



Imágenes del artículo