EDICIÓN 23: Junio - Agosto '07

FIESTAS DE SANT CIRIAC







Durante la primera semana de Agosto, Eivissa está especialmente radiante. La ciudad se viste de gala, decorada con banderas, pasacalles y fuegos artificiales. Durante días la gente festeja, honra y canta. La religión y las tradiciones se mezclan con un frenesí de actividad.













Hay varias actividades que forman este gran evento. Eivissa celebra las “Festes de la Terra”, las “fiestas de nuestra tierra”, que giran en torno a la isla de Ibiza y su historia.

El 5 de Agosto es el día de la patrona de Eivissa, Santa María de la Neus, la virgen de las nieves. La catedral de Dalt Vila recibe también su nombre. Se trata de la celebración de la patrona de la capital de la isla, la gran fiesta de Eivissa. Tres días después se honra a San Ciriaco y se recuerda la conquista catalana, que fue en este día en 1235.

Es razón suficiente para ofrecer una gran fiesta. La ciudad se celebra a sí misma y los visitantes salen ganando. Coloridos desfiles llenan las calles. Hay espectáculos, folklore y conciertos en muchas plazas, competiciones y exhibiciones...y muchísimo que ver. La ciudad muestra también su respeto por el trasfondo tan significativo de las Fiestas. Tienen lugar muchos actos religiosos tradicionales. El día de la conquista catalana es muy importante para los ibicencos religiosos, ya que así se incorporó a Ibiza y Formentera al cristianismo y el mundo occidental. Antes de ello reinaban los moros en las Pitiusas, y con ellos el Islam.

Una leyenda romántica rodea la conquista. El sultán reinante Yebusah supuestamente sedujo a la esclava favorita de su hermano.








Se dice que en venganza el hermano permitió la entrada en la ciudad a los cristianos. Los invasores no encontraron resistencia y sólo tuvieron que repartirse Eivissa. Entre ellos estaba Guillerm de Montgri (el arzobispo de Tarragona), el Príncipe de Portugal y el Conde de Roussillon. El catalán se convirtió en la lengua oficial. Todo ello sucedió bajo el reinado del rey de Aragón, Jacobo I.





El 8 de Agosto simboliza el comienzo de una nueva era para Ibiza. Es uno de los días festivos más populares y comienza por la mañana con una ceremonia en la catedral en honor a San Ciriaco. Después le sigue una procesión por las calles de todas las banderas parroquiales. Es una procesión de importancia histórica, pues la bandera de San Lorenzo se ha paseado durante 200 años, siendo el estandarte más antiguo de la isla. Otras banderas tienen mucho que contar, por ejemplo la del emblema de Sant Jordi, que fue enterrada durante la Guerra Civil para preservarla.











La pequeña capilla de San Ciriaco, escondida en una callejuela del mismo nombre, es parada obligada. Es una pequeña sala con una reja. Bajo la estatua hay un arco por el cual, según la leyenda, pasaron los cristianos guiados por el rencoroso hemano del jeque musulmán. Hoy en día se tiran monedas a través del arco para tentar a la suerte.

La procesión termina en la plaza de España con una ofrenda floral y baile payés junto al monumento a Guillerm de Montgri.















Por la noche tiene lugar la tradicional “berenada”, un picnic en la colina del Puig des Molins, que los ibicencos celebran tradicionalmente con pasteles y otras viandas caseras.





Como colofón de las fiestas, enormes fuegos artificiales iluminan el cielo sobre Dalt Vila. El enclave histórico brilla por unos momentos con una luz incomparable.




Imágenes del artículo