EDICIÓN 42: Agosto - Octubre 2010

10 PREGUNTAS CON... BROEKMAN & OLIVERA

Ruth Osborn


¿ Quiénes son Broekman & Olivera?
Broekman & Olivera es una sociedad compuesta por mí mismo, John Broekman, agente de ventas originario de Amsterdam, y Gabriel Olivera, arquitecto de Montevideo, Uruguay.

¿ A qué os dedicáis?
A comprar, vender, reformar y alquilar propiedades en Ibiza y Formentera. Broekman & Olivera aglutina todo esos servicios en una sola empresa. Contamos con recursos, una clientela amplia e internacional y más de quince años de experiencia en la isla. Tenemos nuestra propia plantilla de obra, además de electricistas, fontaneros, carpinteros, un arquitecto a tiempo completo y gestoría. Evaluamos con nuestro equipo todos los sentidos – artístico, técnico y administrativo – necesario para llevar a cabo el proyecto. Este acercamiento asegura un mejor control de los proyectos y mejor comunicación. Consultamos el historial del cliente, hasta supervisar los últimos detalles de una reforma o de una venta.



¿ Cómo funciona vuestra sociedad?
Ambos estamos involucrados en el proceso creativo del negocio, aunque yo me ocupo de la parte comercial y del marketing de la compañía. Gabriel es el arquitecto y se ocupa de la parte más creativa. Los dos pasamos tiempo sobre el terreno, en las obras, pero yo me especializo en una línea más rústica. Gabriel se dedica a un estilo moderno. Nos complementamos y así ampliamos nuestro servicio.

¿ Cuánto tiempo hace que trabajáis juntos?
Nos conocimos hace ocho años, cuando le pedí a Gabriel que realizara una técnica especial de estucado italiano (marmolina), para la casa de unos clientes. A partir de entonces empezamos a trabajar juntos y creamos Ibiza BO.

¿ Destacarías algún proyecto en particular?
Toda obra conlleva a una experiencia nueva que enriquece. Trabajar con Robert Plant nos ha aportado nuevas experiencias, ya que además de ser músico es un constructor muy profesional.



¿ Cómo acabasteis en Ibiza?
A ambos nos ofrecieron venir a la isla por nuestras habilidades profesionales. Gabriel llegó a Ibiza en 1990, cuando un cliente suyo francés solicitó su asistencia en la construcción de una casa. Yo vine por primera vez en 1992. Nunca antes me había planteado venir, pero conocí a un tipo en Holanda que me pidió que le ayudara a montar un negocio de interiorismo aquí. Luego, la isla y sus encantos, hicieron el resto en ambos.

¿ Cómo veis actualmente el mercado inmobiliario en Ibiza y qué rumbo creéis que tomará?
El mercado inmobiliario debería estar mejor regulado, hay demasiada gente que intenta ser agente inmobiliario y el mercado en general necesita reajustarse y volver a ciertos valores básicos. En lo que se refiere a propiedades de bajo presupuesto y hasta un millón de euros, el movimiento es mínimo. Eso significa que el mercado antes accesible para la clase media se ha venido abajo porque los bancos han cerrado sus líneas de créditos. No se conceden préstamos, por lo que la gente trabajadora no compra. Además, hace tres o cuatro años el precio de la vivienda alcanzó niveles poco realistas, por lo que tenemos que volver al valor auténtico de las cosas. El mercado de propiedades cuyo precio supera los 2 millones de euros sigue activo. Los que tienen poder adquisitivo no necesitan créditos, si bien en general la situación no es la que era. Lo que está sucediendo ahora no es positivo para el desarrollo de la isla, pero Ibiza siempre está de moda, tiene una magia especial y un ambiente cosmopolita que harán que su crecimiento se regenere, aunque quizás haya que esperar varios años.



¿ Qué consejos darías a los compradores potenciales?
¡ El dinero manda! Si dispones de fondos, amplia tu patrimonio y sé un poco oportunista. Como comprador tienes muchas más posibilidades de negociar que hace dos años.

¿ Y a los vendedores?
Que pongan precios reales. Cada vendedor tiene su propia joya y piensa que vale una fortuna, pero hay que ser realista con respecto al valor de las cosas: si el precio de salida es demasiado elevado, dificultará su venta. Es mejor darle un valor justo y realista. Los compradores ya no te toman en serio cuando el precio se dispara.

¿ Si pudieras tener una casa en la isla, dónde te la comprarías y por qué?
Gabriel y su mujer acaban de reformar su casa, una villa moderna con una gran piscina en Santa Gertrudis, y están muy contentos. Yo viviría en el norte de la isla, en San Carlos o San Juan, en lo alto de una colina con vistas al campo para ver los bonitos colores de Ibiza: tierra roja, pinos verdes y paisajes naturales. No hay nada más romántico que una casa payesa con techos altos y vigas de sabina.

Texto: Ruth Osborn

Imágenes del artículo