EDICIÓN 39: Febrero - Abril 2010

SUBASTA INMOBILIARIA EN IBIZA

Ruth Osborn
A la de una, A la de dos… ¡Adjudicado!

Mientras Ibiza se prepara para su primera subasta inmobiliaria, Ibicasa repasa la historia de esta divertida manera de vender y comprar.



Las subastas son emocionantes. La posibilidad de hacerte con un artículo muy buscado, posiblemente a precio de ganga, la emoción de pujar, la tensión entre los aspirantes a compradores y la adjudicación final de la venta cuando cae el martillo del subastador. En un momento dado, las subastas son también un indicador del valor de un artículo en el mercado real. Al fin y al cabo, un objeto vale solamente lo que alguien esté dispuesto a pagar por él. La subasta es una antigua modalidad de venta pública en la que cualquiera puede participar y donde, de manera muy sencilla, los artículos son vendidos al mejor postor. La palabra “auction” en inglés proviene del latín “augere”, que significa incrementar, aumentar.








En el mundo occidental, la historia de las subastas es variopinta. El primer historiador en documentar la compra venta de bienes mediante subasta fue el griego Heródoto en el año 500 a.C. cuando, en Babilonia, las mujeres eran subastadas con frecuencia para casarlas. De hecho, era la única manera legal de que las mujeres fueran desposadas. El subastador daba inicio a las apuestas con la mujer que él consideraba más guapa y seguía hasta subastar a la menos agraciada... ¡Imagínense! Durante el Imperio Romano (27 a.C. – d.C. 476/1453) las subastas se utilizaron para repartir los botines de guerra y se dice que incluso el emperador romano Marco Aurelio (121-180) subastó reliquias familiares y valiosos muebles en una subasta que duró más de dos meses.




En el siglo XV, el rey de Inglaterra Enrique VII instauró algunas de las primeras leyes reguladoras, y doscientos años más tarde las subastas eran ya acontecimientos populares en cafés y tabernas, donde se vendía arte, artículos de colección y, a veces, tierras. En el siglo XVIII se establecieron las conocidas casas de subastas inglesas Sotheby’s (1744) y Christie’s (1766). Al otro lado del charco, en la colonizada América las subastas se convirtieron en el principal recurso que los colonos utilizaban para comprar y vender tierras, cosechas, pieles y tabaco a partir de finales del siglo XVI. Tristemente, el tráfico de esclavos también fue orquestado desde las subastas.







Hoy en día, una nueva generación de subastadores ve la luz gracias al mercado global creado por internet. Casas de subastas virtuales como Ebay han conseguido que esta práctica sea más fácil, más accesible y con un alto potencial de rentabilidad para aquellos que compran y venden de todo. Otra de las tendencias actuales es la de las subastas inmobiliarias. Como resultado del clima económico actual y la situación del mercado inmobiliario, estas subastas han surgido con éxito por toda Europa, sobre todo en el Reino Unido y a lo largo de las costas españolas; Ibiza, siempre a la última, no iba a ser una excepción. La primera subasta inmobiliaria internacional tendrá lugar en la isla el 9 de abril de 2010, en el lujoso hotel de cinco estrellas Aguas de Ibiza, en Santa Eulalia.




Esta subasta inmobiliaria reunirá en Ibiza y bajo el mismo techo a posibles compradores y vendedores, con el objetivo de que todas las partes implicadas salgan ganando. Iniciados, organizados y promocionados por empresarios del sector inmobiliario, los miembros del equipo que hay detrás de ‘Property Ibiza Auctions’ cuentan entre todos con más de dieciocho años de experiencia en la isla, proporcionando siempre un servicio de calidad. La subasta se hará en español e inglés y también habrá asesores multilingües. La subasta ofrece una buena selección de propiedades para todos los bolsillos y garantiza que el proceso de compra venta sea:


• Justo – en términos de valor de mercado.
• Simplificado – en términos del proceso de compra y con la ventaja de que todas las averiguaciones sobre las propiedades se llevan a cabo antes de la subasta.
• Más rápido – la venta será legal el mismo día, haciéndose efectiva antes de treinta días.
• Menos costoso – sin gastos de agentes añadidos sobre el precio final; un descuento del 50% en los gastos de compra y del 50% en los gastos de venta, y los costes legales de Gamaservi también se reducen del habitual 3% a un 1%.


Ese día, un equipo de profesionales de la casa de subastas “Casi Todo” de Santa Gertrudis, que lleva haciendo esto en Ibiza desde hace más de treinta y cinco años, será quien subaste las propiedades.

Sin duda es una actividad imprescindible para aquellos que buscan comprar o vender alguna propiedad en Ibiza esta primavera y quién sabe, con una programación de subastas ya fijada puede que ésta sea una nueva manera de vender propiedades en la isla.
Texto: Ruth Osborn



Imágenes del artículo