EDICIÓN 37: Octubre - Diciembre '09

LOS TIEMPOS CAMBIAN

Ruth Osborn
El mundo occidental en general sufre el impacto de la actual crisis económica. Sin embargo, todos sabemos que cuando una puerta se cierra, otra se abre, y que no hay mal que por bien no venga. La sabiduría popular sostiene que en períodos de recesión la creatividad florece, brota de la necesidad, de la urgencia por hacer las cosas de otra manera. A la vez que muchos pierden empleos o fuentes de ingresos a causa del retroceso económico, otros buscan nuevas formas de ganarse la vida. Muchos están recobrando la esperanza, exploran nuevos caminos y abren otras puertas.

Una de esas personas que ha reinventado su negocio, en parte debido a la crisis, se llama Moshe. Lleva viviendo en Ibiza 20 años. Cautivado por la naturaleza y la belleza de la isla decidió quedarse a vivir en ella. Su capacidad profesional en diseño industrial le permitió establecer una exitosa empresa de construcción, Casaforma Dinamica. Si bien la compañía sigue funcionando, mientras las circunstancias, el deseo y, por qué no, el destino, han querido que Moshe siguiera un camino diferente.










Moshe explica que además de la actual recesión económica, el sector de la construcción se ve afectado por otros problemas, estos últimos agravados por la burocracia. Critica la falta de planificación y organización en el desarrollo de la isla. Señala que el año pasado descendió bastante el número de nuevos proyectos en toda la isla. Por otro lado, el espacio disponible es ya limitado de por sí, por lo que cada nueva construcción conlleva la necesidad de preservar y proteger la belleza natural de la isla. Moshe es consciente de la contradicción que existe entre su deseo de vivir en Ibiza por su belleza natural y el trabajo que él mismo se ha creado en el ámbito de la construcción, dado que éste último puede afectar al primero. La clave está sin duda en la construcción sostenible, que respeta el medio ambiente en lugar de dañarlo. No obstante, Moshe ha seguido por otros derroteros y la puerta que ha abierto ha sido la de su nuevo restaurante en Santa Gertrudis, Safrà Ibiza Restaurant.
La comida ha ocupado siempre un lugar importante en la vida de Moshe. Recuerda con deleite las exquisiteces típicas de Oriente Medio que su madre cocinaba en el hogar de su infancia. Si bien su restaurante abrió sus puertas hace tan sólo unos meses (en febrero de este año), la idea de acercar la cocina de Oriente Medio a Ibiza no es nueva para Moshe. Desde que se trasladó a vivir aquí, él y un amigo, Yaron, probaron suerte en varias ocasiones vendiendo falafel en Las Dalias y a un restaurante en la carretera de San Antonio. Y aunque aquello no prosperó, cree que ahora sí ha llegado el momento de hacerlo bien.

“Todo el mundo necesita comer. Hace que la gente se sienta feliz, aunque sea a pequeña escala.”

Al preguntarle por el nombre del restaurante, Moshe explica que en Ibiza safrà significa "azafrán", una especia muy utilizada en la cocina de Oriente Medio. Le pareció lógico escoger un nombre que combinara el origen y la ubicación del local. Safrà da un toque exótico a la ya variopinta selección de restaurantes en Santa Gertrudis, donde se puede degustar comida típica española, italiana, mediterránea, japonesa y hasta comida cruda, para los más fetichistas. En Ibiza no hay muchos lugares donde sirvan platos de Oriente Medio, como kebab, shawarma, falafel, humus, tahini, ensaladas frescas y demás. El concepto ideado por Moshe busca satisfacer a vegetarianos y consumidores de carne por igual. También hay "tapas" para aquellos que disfrutan probando muchos sabores diferentes.

Safrà es una nueva manera de entender y servir la comida de Oriente Medio. El lugar es agradable, moderno y limpio. Los precios son razonables y la comida está deliciosa, y Moshe disfruta al ver que los platos vuelven vacíos a la cocina. Se siente satisfecho con su nuevo proyecto y, como él mismo dice, "al menos cuando sea viejo podré venir a comer lo que me gusta en mi propio restaurante."





Situado en frente de La Caixa en Santa Gertrudis, el restaurante está abierto todos los días desde el mediodía hasta tarde y permanecerá abierto en invierno. Se puede cenar allí mismo o pedir comida para llevar. Safrà también ofrece servicio de catering para eventos privados.

Texto: Ruth Osborn

Imágenes del artículo