EDICIÓN 36: Agosto - Octubre '09

BAZAAR

Jordi Canut Martin








“Bazaar” es lo último en cuanto a espectáculo y vida nocturna en Ibiza. Es un espacio exótico y sugerente, dedicado a la restauración, el shopping de calidad, el ocio creativo, el arte y la cultura en general. Situado en la finca Can Malacosta, en el kilómetro 4,5 de la carretera Ibiza-San Miguel y muy cerca de Santa Gertrudis, “Bazaar” ofrece una alternativa fresca e innovadora a aquellas personas, residentes y turistas, que tras un intenso día de sol y playa buscan pasar una noche diferente.






Nada más entrar al recinto, bajo los inmaculados toldos de una amplia pérgola con columnas de hiedra natural, encontramos un restaurante al aire libre. El chef, Thierry Petit, propone un estilo de comida muy variado y “sin fronteras” que nos permite viajar con el paladar sin movernos de la mesa. Durante la cena, y según la programación, se puede disfrutar de música en directo o dejarse llevar por imágenes que aparecen sobre una pantalla, con veladas especiales en las que se proyectan películas y documentales. Después, mientras los padres hacen sobremesa, los niños pueden divertirse en una zona lúdica con acceso a un bosque vallado. Además, hay un espacio reservado a los más pequeños donde varios educadores especializados se encargan de estimular su creatividad innata.

Frederick y Marussia Lagache, artífices de este proyecto, explican que al margen de la finalidad puramente comercial, “Bazaar” pretende aprovechar el carácter cosmopolita y la proyección internacional de Ibiza para convertirse en “una plataforma cultural que ayude a difundir la creatividad de los artistas”. De hecho, la música es aquí imprescindible. Frederick ha estado siempre estrechamente vinculado a la música clásica, pero el jazz y el blues también juegan un papel importante en su vida. “Bazaar” “ofrecerá muchas sorpresas a nivel musical, pero sobre todo calidad”, nos cuenta. Por otro lado, el ambiente del Club es íntimo y exclusivo. La iluminación de la sala es increíble y el sonido inmejorable, gracias al sistema de sonido “Nexo” y los focos parpadeantes. Una noche difícil de olvidar, desde la música de la DJ hasta la pista de baile.







La imponente yurta mongol, ubicada muy cerca del restaurante, es un espacio chill-out con mesas bajas y cojines que dispone de un servicio de bar y un escenario con un programa variado de conciertos y actuaciones.




“Bazaar” también ofrecerá un gran mercado cubierto que albergará varios puestos destinados a artesanos y diseñadores que exponen y venden productos de calidad: moda, accesorios, libros, cd’s, artículos de decoración e incluso flores. La información turística y cultural, así como las diversas ONG’s presentes en la isla, también tienen cabida aquí. Para los que no necesiten una comida formal, en el patio interior central se sirven zumos naturales y pastelería francesa y americana mientras uno puede hojear el periódico o alguna revista.












“Bazaar” ha sido diseñado para que su infraestructura sea versátil y le permita reinventarse continuamente. Su concepto es novedoso y atrevido, fruto, según sus creadores, de la demanda de locales y asiduos de Ibiza que buscan una atmósfera cálida pero a la vez bulliciosa donde poder alimentar los cinco sentidos.

Texto: Jordi Canut Martin

Imágenes del artículo