EDICIÓN 35: Junio - Agosto '09

CASAS DE ENSUEÑO

Helen Howard












Diederik van Maren reside en Ibiza desde hace casi tres años. Se vino a vivir a la isla con su mujer, que lleva una empresa de organización de eventos, y sus dos hijos. Él es de Amsterdam, donde durante los últimos quince años se ha ganado la vida comprando y construyendo casas. Sin embargo, aunque disfrutaba de su trabajo y logró consolidar un negocio exitoso, sentía que no estaba alimentando su espíritu. No se trataba de cambiar de empleo, sino de lugar y de manera de trabajar. A efectos de la vida práctica, el clima de Amsterdam no acompañaba demasiado y por mucho que le gustaran los edificios que creaba, no le apetecía tener que pasarse diez meses al año encerrado en uno de ellos. Además, la mayor parte de sus clientes buscaban edificios que fueran funcionales ante todo, por lo que Diederik se sentía maniatado al no poder dar rienda suelta a su creatividad. Y es que, si bien reconoce que, como todo el mundo, tiene que trabajar para ganarse el pan, el diseño es “ante todo mi hobby y mi pasión”.
Diederik descubrió Ibiza hace 25 años cuando vino de vacaciones y se enamoró de la isla al instante. Estos últimos años ha estado viniendo a su apartamento de propiedad siempre que ha podido, entusiasmándose cada vez más con la posibilidad de mudarse definitivamente y empezar una nueva vida. Ha vivido en muchos lugares del mundo, como Londres, el Caribe, Israel y el Líbano, pero en ninguno se ha sentido como aquí. Tiene la suerte de tener a su lado a una mujer que comparte su pasión por la isla, así que en cuanto pudieron se decidieron a dar el paso e hicieron de Ibiza su hogar.
Diederik sigue disfrutando de la calidad de la luz, la sensación de libertad, el clima y el ambiente cosmopolita de la isla. También le encanta vivir rodeado de playas, porque aunque no suele frecuentarlas demasiado, el mero hecho de saber que están ahí ya es importante. Como dice, “lo más curioso es que a pesar de que aquí se tarda más en hacer las cosas y trabajo muchas más horas que antes, no me importa, porque aunque esté trabajando siento como si estuviera también de vacaciones, haciendo lo que me gusta”.

¿En qué ha cambiado el trabajo de Diederik en Ibiza? Parece que finalmente ha encontrado un lugar donde la gente quiere comprar el estilo de casa individual que a él le gusta diseñar. Eso le permite sumergirse por completo en el proceso creativo de cada proyecto, a la vez que trabaja en equipo con un arquitecto para poner en común las distintas perspectivas y las aplicaciones prácticas de sus ideas. Como ya tenía en Holanda, dispone de su propia empresa constructora para poder llevar a cabo sus proyectos al pie de la letra.
En definitiva, nos preguntamos: ¿qué tienen las creaciones de Diederik que no tengan las demás? Es cierto que como muchos arquitectos en Ibiza, él también se decanta por un estilo minimalista, pero aborrece la sensación de “vivienda sin alma” que a menudo va de la mano con ese tipo de construcción.





Si llegan invitados, Diederik quiere que se sientan como en su propia casa y hace lo posible por crear un ambiente cálido y a la vez profundo que no se contradice con las líneas limpias de un diseño sencillo. También le gusta jugar con los efectos visuales y la sensación de amplitud. Aún cuando el espacio es reducido, sabe organizar la estructura de manera que tanto dentro como fuera del edificio los campos de visión son amplios porque no hay obstáculos. Por otro lado, insiste en utilizar materiales de la más alta calidad para añadir sustancia y textura a sus diseños.

Parece que Diederik ha logrado alcanzar el tipo de vida idílica que muchos de nosotros aspiramos tener, pero por si alguien siente un poco de envidia, es importante destacar que nadie se lo ha servido en bandeja. De hecho, Diederik pasó su infancia “en la calle”, por lo que es asombroso comprobar todo lo que uno puede conseguir con una buena dosis de inspiración, talento y arduo trabajo, y, como reza el antiguo mantra, “¡haciendo lo que amas!”


Texto: Helen Howard













Imágenes del artículo