EDICIÓN 34: Abril - Junio '09

LA QUIROPRÁCTICA

Jordi Canut Martín
La Quiropráctica
Un estilo de vida saludable para TODOS





Amelia Costales












El hobby de Amelia Costales ha sido siempre cuidarse y cuidar de los suyos de una forma natural. Sin embargo, la Quiropráctica llegó a su vida casi por casualidad. Un familiar cayó gravemente enfermo a raíz de una hernia discal y una visita desesperada a la consulta de un quiropráctico lo cambió todo. Para Amelia, que lleva casi treinta años en la isla, aquello fue un “gran descubrimiento” y desde entonces es una abanderada de esta profesión sanitaria que para la gran mayoría viene a ser como la hermana desconocida de la medicina alopática, que todos conocemos. El doctor quiropráctico busca devolver al cuerpo su poder innato de sanación mediante el cuidado y el mantenimiento de la columna vertebral que protege la médula espinal, siendo ésta, como dice Amelia, de vital importancia (recordemos que la médula espinal es una prolongación del cerebro, formando ambos nuestro Sistema Nervioso Central). La Quiropráctica es ante todo preventiva, no trata síntomas ni dolores concretos. Busca y actúa sobre la raíz de muchos posibles problemas, presentes o futuros. Su enfoque es vitalista, completamente natural, por lo que no utiliza medicamentos ni cirugía.

Contrariamente a lo que podríamos pensar, la Quiropráctica no es una ciencia recién inventada. Existe desde 1895, cuando la descubrió Daniel David Palmer, canadiense afincado en Estados Unidos. Por una cuestión cultural y falta de tradición, esta profesión sanitaria es muy nueva y desconocida en España, pero en Estados Unidos la Quiropráctica ocupa el segundo lugar más importante en el cuidado de la salud de las personas (un 40% de la población acude normalmente a su quiropráctico) y convive en armonía con la medicina alopática. Los quiroprácticos estudian entre 6 y 7 años la carrera en Universidades Quiroprácticas, la mayoría en EEUU.







En nuestra vida diaria sufrimos varios tipos de estrés: físico, químico, postural y emocional, lo que contribuye a causar subluxaciones en nuestra columna. Una subluxación se provoca cuando una vértebra se desplaza de su sitio, aplasta el disco intervertebral, y pinza el nervio espinal. Los quiroprácticos actúan sobre las subluxaciones mediante ajustes específicos para que las vértebras vuelvan a su sitio. Un ajuste se lleva a cabo con las manos o con un activador neurológico, dura aproximadamente de tres a cinco minutos y es “suave, rápido, preciso e indoloro”. Se trata de mejorar la fluidez de la energía vital que circula entre el cerebro y el resto del organismo, modificando la información a nivel celular para que un proceso degenerativo se convierta en uno regenerativo. De ahí la insistencia sobre los beneficios de esta ciencia natural, que además de mejorar el funcionamiento del sistema nervioso busca informar y educar al paciente aconsejándole sobre Higiene Postural y hábitos sanos de vida.



Según Amelia “las personas no estamos bien informadas y no solemos tener las riendas de nuestra salud en nuestro poder. Hemos perdido el contacto con nuestro propio cuerpo, y sólo reaccionamos y nos acordamos de él cuando enfermamos o sentimos dolor, no tenemos en cuenta lo importante que es la PREVENCIÓN y el MANTENIMIENTO. Todos debemos retomar estas riendas y controlar, en lo posible, los vaivenes de nuestra salud, pues dentro de nosotros tenemos, sin duda, el mejor laboratorio del mundo. Mantenernos saludables es responsabilidad de cada uno.”




Para Amelia, entre otros cuidados, hay unas reglas de oro a seguir: beber agua, buena alimentación, descanso, contacto con la naturaleza, hacer ejercicio físico, tener una actitud mental positiva y equilibrio emocional y, sobre todo, mantener una buena HIGIENE ESPINAL (= cuidado y mantenimiento de la columna vertebral). En 2005, Amelia organizó un equipo quiropráctico y empezó con una consulta itinerante, y cuatro años más tarde el Centro “El Árbol de la Vida” atiende en Ibiza, Santa Gertrudis y Formentera.







Desde recién nacidos hasta personas mayores, a TODOS nos conviene recibir periódicamente un cuidado quiropráctico: las personas que tienen molestias para mejorar su estado y las que están bien para mantenerse así.

El “Árbol de la Vida” ofrece una charla gratuita todos los lunes a las 20h30 en la consulta de Ibiza, previa reserva de plaza llamando al 971 190 130 o al móvil 661 21 21 19. Amelia lo tiene claro: “es la mejor inversión que podemos hacer en favor de nuestra salud”.


Texto: Jordi Canut Martín

Imágenes del artículo