EDICIÓN: Octubre - Diciembre '08

ERIC DE BONT EL HOMBRE DETRÁS DE UNA NARIZ DE

Carmen Cereceda










Con un sueño por cumplir, la magia del destino y el amor a primera vista, hace ahora una década este holandés de cincuenta y un años, mirada pícara y sonrisa afable; se instala en Ibiza.




"Trabajaba como un loco en Holanda. Actuaba, dirigía y llevaba una sala teatral.” – Hasta que por agotamiento se mantuvo apartado del teatro dos años. Durante este período de reflexión, se dedicó a consolidar un viejo sueño: crear una escuela de clowns en la España mediterránea.

Viajó por la costa andaluza y la catalana buscando el lugar ideal, sin éxito. A su regreso a Holanda recibió una llamada y por cosas del destino, terminó ayudando a una persona de Ibiza que en agradecimiento le invitó a conocer la isla. ”Llegué en Mayo, fui a Cala Vadella… me enamoré del lugar y de una casa blanca en la montaña.” Comenzó buscando un local, preguntó por el viejo cine que resultó demasiado caro para él, y decidió encontrar primero un alojamiento. El propietario del viejo cine tiene una casa en alquiler, en Cala Vadella, que resultó ser la misma que le enamoró. Pronto apareció “su sitio” y en octubre del 97 dio su primer curso en la Bont’s International Clownschool.












¿Cuál es tu enfoque sobre la enseñanza de “clown”?
“La respuesta que doy a mis alumnos: enseño a la gente para aprender yo mismo; sin límites, con el corazón y en movimiento para mejorar la calidad del ser humano.”

La Escuela De Bont es hoy en día una referencia mundial, a la cual llegan alumnos procedentes de los cinco continentes con un interés común: aprender las técnicas de clown con uno de los grandes maestros. Reunir bajo un mismo espacio a gente con diferencias tan marcadas como cultura, idioma y clase social, crea una atmósfera mágica que se percibe con sólo visitar la escuela. Los cursos se imparten de octubre a junio, divididos en cuatro seminarios, tienen capacidad para veintidós alumnos matriculados y un becario.







De forma paralela y compartiendo el mismo espacio de la escuela, De Bont crea ”para la gente de Ibiza, para que la gente de aquí tenga una alternativa, pruebe algo diferente” – una asociación sin ánimo de lucro, a la que llama “La República Independiente del Fracaso”, en la que se realizan actividades culturales, se imparten cursos y se organizan noches temáticas como la ya famosa “Noche de Brujas”, donde el público es invitado a participar, de manera espontánea, dejándose




fluir, olvidando complejos, temores y vergüenzas; para experimentar la libertad de ser otra vez uno mismo o de crear un personaje. Merece la pena acercarse una de estas Noches de Brujas, volver a ser niño, con la inocencia y la libertad que una vez tuvimos y por causa de la sociedad actual en la cual vivimos relegamos a lo más profundo de nuestra mente y, que en determinadas ocasiones lucha por salir. No es una terapia de grupo, ni un sustituto del psicólogo, pero sí es una manera divertida de dejar salir todo aquello que llevamos dentro. Todo el mundo es bienvenido a pasar una noche de fin de semana fuera de lo habitual, donde la creatividad y diversión están garantizadas.









También se organizan Noches de Cuenta Cuentos y otro tipo de noches mágicas. En octubre empiezan varios cursos, por ejemplo: Clown para aduldos, Cuentacuentos para adultos, Contact – improvisación, Mimo y Los personajes en Escena.







Texto: Carmen Cereceda