EDICIÓN 44: Diciembre - Febrero 2011

El mejor amigo del hombre - CUIDA TU MASCOTA

Texto: Ruth Osborn
Los animales domésticos pueden desempeñar un papel maravilloso en nuestras vidas. Grandes compañeros para la gente mayor y alegres amigos para los más pequeños, son muchas las horas de placer, diversión y felicidad que nos regalan. Las mascotas también ayudan a reducir el estrés y mejorar nuestro bienestar emocional. Eso sí, como cualquier otro miembro de la familia, los animales necesitan cuidados personalizados y atención para asegurarnos de que viven sanos y felices. Ibicasa ha hablado con Nicole Wallner, veterinaria en la clínica “Ibican”, que nos explica cómo cuidar a nuestras mascotas, además de darnos valiosos consejos acerca del invierno y las necesidades de los animales de más edad.
 
Mantener la buena salud de un animal doméstico implica una gran responsabilidad, y aunque los cuidados varíen según el tipo de mascota que tengamos, hay algunas consideraciones generales que vale la pena conocer. Tenemos que asegurarnos de que nuestros fieles compañeros tienen una dieta equilibrada adaptada a sus necesidades y un lugar cómodo y cálido para dormir, cepillarles el pelaje y, si hace falta, darles adiestramiento y la oportunidad de interactuar con otras mascotas.
 
Durante los meses de invierno, y aunque en Ibiza el clima sea más cálido que en el norte de Europa, la temperatura también baja a medida que disminuyen las horas de luz solar, por lo que nuestros animales también notan la diferencia. Debemos asegurarnos de que su cama esté calentita y lejos de las corrientes de aire, y cuando salgamos de casa quizás sea necesario abrigarlos. Si el día es particularmente gélido, es bueno estar atento para que no pasen frío. Dentro de casa es necesario tener especial cuidado con la chimenea, calefactores o superficies calientes, ya que los animales se sienten atraídos por el calor y debemos vigilar donde ponen sus patas y colas. Además de quemarse, hay que tener en cuenta que pueden tumbar alguna estufa y poner en peligro la seguridad de toda la casa.
 
Durante el invierno hay que cuidar aún más, si cabe, a las mascotas de edad avanzada, sobre todo aquellas que padecen de artritis porque el frío hace que sus articulaciones se agarroten y se vuelvan más frágiles. Hay que intentar facilitarles los movimientos y ayudarles cuando tengan que subir escaleras. Debemos asegurarnos también de que tienen una cama blanda y gruesa en una habitación caldeada. Además, y por mucho que los animales vayan envejeciendo, como nosotros, siguen necesitando hacer ejercicio con regularidad, aunque ya no puedan correr y saltar como hacían antes. La actividad física contribuye a mantener la movilidad de sus articulaciones, una buena salud en general y el control de su peso. También hay que llevarlos a un veterinario para revisiones periódicas – se recomiendan dos visitas al año – para detectar alguna enfermedad contraída y poder tratarla a tiempo. Por último, aunque no menos importante: todos los animales domésticos necesitan mucho amor, sea cual sea su edad o la estación del año.



Imágenes del artículo