EDICIÓN 30: Agosto - Octubre '08

MEDITACIÓN: ¿PARA QUÉ MEDITAR?

Dassana
¿Para qué meditar?
Gran parte del caos que existe tanto en nosotros como en el mundo deriva de la falta de autoconocimiento y autoestima del hombre. No somos capaces de encontrar paz y armonía porque no hemos aprendido a vivir con alegría y en paz con nosotros mismos. Ésta es también la razón por la que dirigimos nuestra búsqueda de felicidad y satisfacción hacia el exterior.

Creemos que, alcanzando las metas que nos proponemos en la vida, la felicidad y el contento vendrán por sí solos. Muchos de nosotros hemos comprobado que, aunque nos satisfaga durante un tiempo el logro de ciertos objetivos como por ejemplo una casa estupenda, un nuevo trabajo, la enésima incursión de compras e incluso un nuevo amor, éstos suelen perder su brillo rápidamente para convertirse en algo rutinario.









Es imposible encontrar felicidad y alegría duraderas en cosas externas. La fuente de la felicidad se encuentra en nosotros mismos: estamos buscando en la dirección equivocada.

El ajetreo de la vida moderna nos deja poco tiempo para la introspección, para descubrirnos a nosotros mismos y averiguar lo que se halla detrás de la actividad intelectual que ocupa una parte tan grande de nuestra atención. La meditación es un camino hacia el autoconocimiento. Nos permite ver nuestro interior como a través de una ventana que, habiendo sido cubierta de polvo, hubiese sido limpiada.

Hace mucho tiempo, un famoso maestro de meditación budista contestó a la pregunta sobre el secreto de la meditación escribiendo el signo de la Atención. Se trata de prestar atención no sólo al espíritu y la mente de uno mismo sino también a todo aquello de lo que tomamos conciencia a cada momento. El instante presente es todo lo que poseemos. La meditación nos ayuda a entregarnos al momento actual y a vivirlo como un regalo precioso. Este estado de consciencia del aquí y ahora origina un profundo sentimiento de estar vivo dentro de uno mismo y, simultáneamente, formar parte del todo.


¡ Fúndete con el ahora!
Gran parte de nuestra actividad gira alrededor de planes para “después”: más tarde hoy, esta semana, este mes o este año. Estamos tan ocupados con el futuro que nos perdemos el instante que deberíamos disfrutar con toda su abundancia de vitalidad. En cuanto logremos centrar nuestra atención completamente en este momento, estaremos en contacto con la vida porque ésta se desarrolla únicamente en el aquí y ahora.

Nos perdemos este profundo tesoro de riqueza vital porque, atrapados en pensamientos inconscientes, vivimos o en el futuro o en el pasado.









Enfoca tu atención en lo presente: en lo que oyes, lo que ves, lo que saboreas, lo que sientes… ¡Ahora!








Dassana ha impartido cursos de meditación en Ibiza, Holanda y Alemania.

www.meditationincelebration.com






Imágenes del artículo